Los nombres en la Cultura Bubi

Por Francisco Bubi el 10 diciembre, 2015 en Cultura
0
0

Todo individuo tiene la curiosidad de conocer el significado del nombre que lleva. Se trate de nombre de pila o apellido, existen estudios antroponímicos que nos hablan del significado de cada uno de los nombres atribuidos a cada persona, cualquiera que sea su cultura, su país, su familia, etc. Lo que vamos a decir aquí en este estudio es fruto de las investigaciones que realizamos hace tiempo en colaboración con algunos maestros y estudiosos de la cultura bubi.

En la primera mitad de la década de los años noventa del siglo veinte, y gracias a la colaboración de los enseñantes Carmelo Cluse Chapa, Aurelio Esuba Moiché, María Nieves Posa Bohomé y Paciencia Tobileri Bepé, y asistentes al Primer Curso de Didáctica de la Lengua Bubi, organizado bajo los auspicios del Centro Cultural Hispano-Guineano de Malabo en Bioko (Guinea Ecuatorial) en julio y agosto de 1993, e impartido por el profesor Justo Bolekia Boleká, fue publicado por este último un librito titulado Antroponimia Bubi: estudio lingüístico (1994).

Hoy, tras varios años de trabajo en torno a los nombres, se ha creído conveniente revisar y ampliar dicho estudio antroponímico.

Queremos agradecer la colaboración de todas aquellas personas que de alguna manera contribuyeron en la recopilación de este pequeño inventario antroponímico que nos ha permitido ahora presentarles esta relación ampliada. A todas esas personas: chicos y chicas, ancianos y adultos, mujeres y hombres, los batösimba y los balókètó, los barèka y los babiá’oma, los baeká y los basösöölö, los bariobáttá y los basalépökkó, los de Bilelipa y Rebola, los de Belebú y Basuala, los de Ruiché y Basupú, los de Riaba y Baney, los de Batete y Bariobé, los de Basakato y Moeri, los de Moka y Batoicopo, los de Sampaka (Biloora) y Ureka, los de Baloeri y Buemeriba, los de Rile’o (antiguo San Fernando) y Eigo, etc., les damos profundamente las gracias por habernos hecho descubrir la esencia del ser cultural bubi.


RECOMENDACIONES

Para leer correctamente los términos bubis que aparecerán en el presente trabajo es preciso seguir las siguientes instrucciones:

  1. Sonidos vocálicos:

Éstos pueden ser de dos tipos: altos, que llevan las tildes (´) y (`), y bajos, que no llevan tilde. Estos dos tipos de vocales nos remiten a los dos tipos de tonos en lengua bubi, es decir: el tono alto (vocales y fonemas prenasales /m/ y /n/ con tilde) y el tono bajo (vocales y fonemas prenasales /m/ y /n/ sin tilde):

Ejemplos:

Sonido                    Grafía  Palabra            Significado

[a]                     a                 wanapana        estudiante

[ë]                     ë                 eë’ë                 labio

[é]                     é                 tyé                   país, lugar

[e]/[ є]               e                 ebebe              culebra inofensiva

[è]/[ є]               è                 e’è                   uña

[i]                     i                 ityaribba          abril

[í]                     í                 tyí                   calamar

[ö]                    ö                tötö                 poder, corona

[ó]                    ó                pókkó              buey

[o]/[]                 o                tyotyo ballena

[ò]/[ ]                ò                nòòa                serpiente

[u]                    u                buruburu         ceja

[ú]                    ú                buttú               cólico, indigestión

  1. Sonidos consonánticos

Entre éstos los hay que presentan una forma escrita distinta de la

conocida por el lector no instruido en lengua bubi. Por eso no

hemos dudado en presentar estos ejemplos para facilitar la

lectura de los etnismos recogidos, sobre todo cuando aparecen

entre corchetes:

Sonidos       Grafías                        Palabra            Significado

[k]                    k                 koko                tenue

[ty]/[c]              ty               tyotyo             ballena

[dy]/[ ]              dy              dyindyabía      cerveza de jengibre

[h]                    h                o hattá                         desayunar

[ny]                  ny              enyegè             rana

Queremos advertir que, en un primer momento, el lector podrá confundir unas grafías con otras, todo ello debido a su experiencia lingüística y gramatical en castellano que podrán impedirle muchas veces pronunciar debidamente los antropónimos bubis. Pero con un poco de esfuerzo llegará a conseguirlo.

Estas interferencias unidireccionales se darán mucho más en el plano fonemático, llegando a crear confusión entre las grafías ty y ch, ny y ñ, o entre h y j. Si hemos adoptado estas grafías se debe a nuestro propósito de seguir los criterios mantenidos dentro de la lingüística africana.

También tenemos que hablar de las clases nominales en bubi, como en toda lengua bantú. Además, en la presentación de los antropónimos recogidos tendremos que mencionar a veces la clase a la que pertenecen, con objeto de ofrecer al lector y estudioso, algún aspecto lingüístico del término analizado.

Clase 1: prefijos bö-, b-, mö-, w-, ö-, etc.

Clase 2: prefijos ba-, b-, ma-, a-, etc.

Clase 3: prefijos bö-, b-, mö-, etc.

Clase 4: prefijos bë-, më-, ë-, etc.

Clase 5: prefijos ri-, r-, n-, i-, etc.

Clase 6: prefijos ba-, ma-, etc.

Clase 7: prefijos e- y

Clase 8: prefijos bi-, mi-, etc.

Clase 9: prefijo elidido (referencia: aumento ë)

Clase 10: prefijo elidido (referencia: aumento i)

Clase 11: prefijos lö-, l-

Clase 12: prefijos si-, s-

Clase 13: prefijos tö-, t-

Clase 16: prefijo h- (referencia: aumento a)

Somos conscientes de la fuerte influencia del castellano en el bubilector. Pero esperamos que sea menos castellanizante y comprenda que la existencia de sonidos comunes entre el bubi y el castellano no significa que deban escribirse de igual manera.


INTRODUCCIÓN

Uno de los objetivos contemplados en nuestro proyecto de investigación relativo a la lengua y cultura bubis es recoger, en primer lugar, un considerable número de antropónimos, o nombres de personas (lo que entendemos hoy por apellidos) y, en segundo lugar, realizar un estudio lingüístico de dichos términos de manera que sus usuarios tengan acceso no sólo a su significado, sino a cualquier información complementaria que pudiera serles de interés y utilidad.

El contenido de este texto no tiene relación directa con el estudio de los subsistemas de la lengua, es decir, desde la fonética y fonología hasta la misma pragmática, pasando por la morfología, la sintaxis y la semántica. Sin embargo, y al tratarse de un estudio antroponímico, es probable que en algún momento dado tengamos que recurrir a la lingüística para explicar algunos aspectos relativos a los subsistemas referidos anteriormente.

Los etnismos que ahora denominamos nombres o antropónimos mantienen una relación intrínseca con la cultura y etnia bubi. Y como tales etnismos, forman parte de todos aquellos otros elementos que sirven para afianzar la identidad y personalidad básicas de una comunidad como la que es poseedora y portadora de los referidos antropónimos que presentaremos a lo largo de nuestro trabajo.

La muerte de la lengua y cultura bubis, motivada en gran parte por su contacto con otras lenguas y culturas, por su falta de utilización como lengua de comunicación intragrupal entre padres e hijos, entre abuelos y nietos, entre niños y adolescentes (tanto en núcleos urbanos como rurales), o por su ausencia en el sistema educativo, nos obliga a realizar estudios cuyo objetivo es legar a las generaciones venideras el acervo cultural del que habrán de ser pasivos o dinámicos receptores, veladores y activos difusores cuando los decidores y futuros responsables de la política educativa del país (Guinea Ecuatorial) incluyan en los currícula de los estudiantes el aprendizaje y la enseñanza de la lengua materna, en este caso la lengua bubi, sin que ello suponga un retroceso sociocultural, o un rechazo frontal hacia el progreso y el contacto con otros pueblos de lenguas y culturas distintas. Además, el interés lingüístico y semántico de este trabajo es incuestionable para una sociedad en la que tanto el significado de los nombres, como de cualesquiera otros elementos, así como la estructura macrofamiliar de esta misma sociedad bubi, sirven para marcar la intrínseca relación del individuo con su mundo y consigo mismo, con su entorno, aunque no podamos hablar ni siquiera de una rudimentaria analogía entre este individuo (sus funciones) y el sentido de su existencia.

Al recopilar y presentar tanto los etnismos como las familias en la cultura bubi no pretendemos marcar fronteras intragrupales. En primer lugar porque no existen y, en segundo lugar, cada etnismo y cada familia reflejan la celularidad y la singularidad del mismo ser humano respecto a su macro o microgrupo. Con este trabajo esperamos despertar el interés de los mismos bubihablantes y portadores culturales no sólo ante su lengua en cuanto a su enseñanza y aprendizaje, sino ante cualquier estudio antroponímico o etnolingüístico relacionado con la misma cultura bubi. Ahora sólo nos queda pedir paciencia al lector a la hora de embarcarse en esta empresa del conocimiento de parte de la cultura bubi a través de su estructura familiar y sus antropónimos.


METODOLOGÍA

Cualquier cometido requiere un plan conscientemente elaborado por su/s protagonista/s. En la recopilación de este léxico antroponímico hemos tenido que visitar varios poblados de la Isla de Bioko. En éstos, a parte de recoger dichos términos, hemos observado la relación que existe entre los antropónimos y la localización espacial de los habitantes del poblado. Dicho de otra manera, por regla general, antiguamente los Bubis se agrupaban según su grado de consanguinidad, de ahí que entre lo que hoy entendemos por vecinos de barrio, haya familias descendientes de un mismo antepasado, aunque lleven apellidos distintos debido al sistema impuesto por la Administración Colonial Española. Estamos ante agrupaciones de tipo clánico (línea paterna) o matriarcal, siempre con un antepasado común tanto en uno como en otro caso.

Esta relación consanguínea en términos biológicos y genéticos es también extrapolable a una dimensión mitológica. Si tenemos en cuenta la carga sobrenatural y ritualista que caracteriza, desde tiempos oscuros, a la sociedad bubi, y que subyace en el mismo origen de cada individuo (dentro de la cosmogonía bubi), entenderemos el “parentesco” no demostrable científicamente entre unos individuos y otros. Entre éstos puede haber un “genitor” común, es decir, tener el mismo mmò e o öró, a veces escrito mmòöró (espíritu o “energía” que adquirió el poder de traer a un/os ser/es al mundo por mediación de unos padres biológicos, o formar parte de un mismo grupo no humano. Es el caso de los Bubis, hombres o mujeres, relacionados con las Baari ba Ebi’ö [baarÈbi’ö], con Seutyeri, con Öbölòri, con Laha (pronunciado [laxa] y escrito Laja en castellano, etc.

Desde que el hombre es hombre, y la mujer es mujer, han sido nombrados por otro o se les ha dado un nombre en función de sus cualidades, su semejanza con animales, su lugar de residencia, su actividad profesional, etc.

Hoy abordamos un tema de enorme importancia que ha sido permanentemente ignorado por los estudiosos del ser humano, cual es la relación que mantiene con su nombre, sea de pila o de familia, y saber hasta qué punto se mantiene la razón que originó el uso de dicho nombre en los momentos iniciales, es decir, cuando alguien decidió darse o dar algún nombre a alguien. Y seguimos haciéndolo, ya que cuando nace un niño (o una niña) siempre hay alguien que se apresura en darle nombre.

Al estudiar el significado de muchos nombres de personas nos hemos percatado de la distribución que puede hacerse acerca de las razones de tales denominaciones, siempre en función de la carga semántica que subyace en la atribución y uso de dicho nombre.

1.- ¿Por qué deben significar algo los nombres de personas?

Para contestar a esta pregunta vamos a decir, en primer lugar, que todas las lenguas son más o menos iguales a nivel de significado. Lo único que las hace diferentes son las formas con las que se transmiten los millones de significados que se conocen en el mundo y, sobre todo, su disposición o estructura. En segundo lugar, los nombres de las personas forman parte del léxico de una lengua, y es lógico que tengan cada uno su significado.

Existe hoy día una curiosidad creciente en la persona por conocer el significado de su nombre y apellido. Y aquellos que son buenos conocedores de la Onomasiología (o rama de la Lingüística) procuran satisfacer la curiosidad de allegados y alejados, elaborando trabajos monográficos en los que, como tema prioritario, está el significado de los nombres o apellidos.

Este es nuestro propósito al realizar este trabajo. Y queremos con ello legar a las futuras generaciones los significados de esto que hoy llamamos apellidos, pero que en su día fueron meros nombres con los que se identificaban a los miembros de una familia, de un grupo o asociación, de una profesión, etc. Además, existe una sana curiosidad por conocer el significado de ese nombre que cada uno lleva y con el que se identifica. Por consiguiente, no es descabellado hurgar en la historia, en la cultura y en la sociedad para ofrecer a curiosos e interesados el significado de los antropónimos bubis, sobre todo ahora que el Pueblo Bubi convive con otras culturas, y cuya influencia, al igual que sucediera con la colonización, recibirá y recibe.

Hemos de decir que prácticamente todos los antropónimos o “apellidos” bubis han sufrido la influencia de la ortografía castellana debido al registrador colonial (ese señor, sacerdote o empleado público, que se encargaba de registrar el nombre del negro bubi colonizado).

2.- Antroponimia

Empezaremos diciendo que dentro de la Onomasiología podemos hablar de la onomástica (rama de la Lingüística que estudia los nombres de las personas) con sus dos apartados: la antroponimia (estudio de los nombres de las personas, la filiación de estos nombres, la localización geográfica de los mismos, etc.) y la toponimia (estudio de los nombres de lugar, la etimología de éstos, la explicación de sus cambios diacrónicos, etc.).

Todo esto nos lleva a decir que estamos ante un trabajo necesario y como tal exige rigor para su realización. Y quizá no lo concluyamos dado su amplitud. Pero al menos habremos iniciado el camino para que futuros estudiosos puedan continuarlo y ampliarlo.

El conocimiento del significado de los nombres atribuidos a los bubihablantes (o no bubihablantes), permite el estrechamiento de los lazos que cada portador mantiene con la cultura bubi. Hemos de aprovechar la existencia de nuestra lengua para revitalizarla y evitar rápidas modificaciones y alteraciones posteriores que podrían ser causadas por el desconocimiento de los usuarios y no por la misma evolución de la lengua.

Los términos léxicos que hemos denominado apellidos nos ofrecen una amplia información de la misma sociedad bubi de ayer y de hoy. A través de ellos podemos conocer muchos aspectos hoy ignorados por gran parte de los bubihablantes, pero fueron importantes elementos de la cotidianidad sociocultural de sus usuarios.

Conocer un pueblo a través de sus antropónimos (nombre de persona como Bulityé: defensor de los poblados o países) y topónimos (nombres de lugar como Batöípökó: vencedores de búfalos) resulta sorprendente, ya que con ello tenemos acceso a la visión cosmogónica de dicho pueblo.

2.1.- Los nombres bubis

Lamentablemente, cada vez son más los portadores de antropónimos bubis que ignoran el significado de sus nombres. Y cada vez son también más los progenitores bubis que, tratando de manifestar su vinculación directa con su cultura bubi paternofilial, buscan la manera de dar a sus descendientes algún nombre de pila bubi. Este último gesto significativo indica el inconsciente malestar que expresa el Bubi ante el desconocimiento de su propia realidad cultural, como consecuencia de la deculturación (proceso de cambio de una cultura después del contacto con otra dominante, que impone su modelo y lleva a una asimilación cultural sistemática…) y racialización (desidentificación del negro, desestructuración de su sociedad y su universo cognitivo, arrancarle todas sus características culturales) a las que fue (y es) sometido durante y después de la colonización.

Para aquellos progenitores bubis y demás interesados por la cultura ancestral de los autóctonos de la Isla de Bioko, presentamos a continuación algunos de los “nombres de pila” que pueden utilizarse para hombres o mujeres, para niños o niñas:

2.1.1.- Nombres bubis de pila.

El uso de los nombres de pila cristianos se debe a la fuerte racialización que sufrió el Pueblo Bubi durante los quinientos años (1470-1968) de colonización occidental (portuguesa, británica, española, etc.).

Una de las estrategias que existen hoy para recuperar la identidad de este Pueblo es dar “nombres de pila” bubis a las jóvenes generaciones, nombres que les permiten localizarse culturalmente y sentirse miembros íntegros del Pueblo de sus ancestros.

Lo que aquí ofrecemos son algunos de los posibles “nombres de pila” que encontramos en nuestra cultura. Muchos de ellos tienen su significado y pueden (y deben) utilizarse no como sobrenombres. También deben utilizarse en el registro, en el bautismo, etc.


NOMBRES DE PILA PARA MUJERES

  1. Batyutyu. Se utiliza para niñas bien alimentadas y muy “lustrosas”. Significa regordeta.
  2. Bëlölö. Significa reliquia, oro, preciosidad.
  3. Bisíla. Lugar donde se almacenaba el ñame. También significa mucho cabello. Es el nombre de la Diosa Madre de los Bubis.
  4. Bisú. Significa tiempo, horas.
  5. Bötyukuám. Jefa, mandataria.
  6. Bökòno. Mujer delgada pero alta.
  7. Börihí. Es el nombre de la madre del dios Tyiba.
  8. Bösabóla. Se aplica a la persona que habla de algo o divulga una noticia. También se dice Bósá.
  9. Bösubári. La última hija. Benjamina.
  10. Bula. Defensora, protectora. Doncella casadera.
  11. Bulaória. Defensora del poblado, o doncella del poblado.
  12. Bulityé. Defensora de los países o poblados.
  13. Ebebe. Culebra inofensiva.
  14. Ityökó. Orgullo, orgullosa, vanidosa.
  15. Katyá. Bailadora experta.
  16. Këelò. Persona que prueba algo (no es alimento).
  17. Kíhá. Astuta, inteligente (tortuga grande).
  18. Kölèko. Flor silvestre de color rosa fuerte.
  19. Kòno. Mujer delgada y de estatura media.
  20. Lèlè. Persona de bien, agradable.
  21. Löbëla. Anguila. Guía de mujeres.
  1. Mahólèböla. Nacida entre amores (dentro de los amores).
  2. Mamáö. Madre nuestra.
  3. Mamíö. Madre nuestra.
  4. Möhókó. Luz de día. Día.
  5. Mölábí. Persona que sabe cocinar.
  6. Mòná. Niña, hija, nena.
  7. Mpöló. La frente. Espejo.
  8. Nnoló. Retoño o capullo de la planta del plátano.
  9. Palabósö. Será alguien. Se da este nombre a las niñas que son enfermizas.
  10. Rèrè. Bella, hermosa.
  11. Réá. Luna.
  12. Rëhá. Fruta parecida al melocotón. Piedra preciosa, esmeralda.
  13. Riaka. Alimento metido en dos fiambreras (una para los tubérculos y otra para la carne).
  14. Ribètáso. Persona esperada. Esperanza.
  15. Rihèka. Joven habladora y destacada. Cigarra.
  1. Rihólè. Amor, cariño.
  2. Riíta. Grupo de jóvenes, juventud.
  3. Rimmé. Muchacha corpulenta y elegante.
  4. Rimötè. Muchacha corpulenta y fuerte.
  5. Riókó. Alegría, vanidad.
  6. Rubí. Fama, presunción, popularidad.
  7. Siíta. Jefecilla, hermanita.
  8. Sikòno. Jovencita, pequeña.
  9. Sitárityi. Jovencita delgada, elegante y ágil.
  1. Úri. También se dice Áuri. Mujer querida y principal.
  2. Waéli. Mujer parca en palabras.
  3. Waíssö. Mujer, esposa.
  4. Wanabilá. Que sabe bailar.
  1. Wanatyö. Que conoce la vida.
  2. Wanlele. Persona que sabe bien las cosas.
  3. Wéséppa. Conversadora, habladora.
  4. Wèwè. Hermosa, guapa.
  5. Wewèöpö. La bella de la colina.
  6. Wilelò. Deseada, esperada.
  7. Wiló. Mujer negra.

 


NOMBRES DE PILA PARA HOMBRES

  1. Baláka. Persona muy reservada. Su singular es rilaka: color rojo de nubes iluminadas por el Sol. Insignia reservada a los doctos.
  2. Bëlaka. Arcos levantados a la entrada de un poblado.
  3. Bëlako. Persona limpia, elegante.
  4. Böabí. Héroe, protagonista.
  5. Böetyi. Itinerario, camino, salida.
  6. Böita. Jefe, mandatario, gobernante.
  7. Bolabóte. Joven, muchacho, niño que destaca.
  8. Booko. Amigo, compañero.
  9. Bönëba. Natural de Baney (o Baréí: los que comen).
  10. Börupë. Árbol resistente.
  11. Böseka. Camino, senda, rastro, guía.
  12. Bösöpé. Ardilla grande.
  13. Bösöpö. Cima, algo destacado.
  14. Bösubóbe. Benjamín, rezagado.
  15. Bötötò. Árbol de madera muy buena para fabricar canoas.
  16. Bötúku. Jefe de poblado.
  17. Bötyö. Persona, alguien.
  18. Bötyú’u. Persona pudiente, rica.
  19. Bu’é. Persona necesaria.
  20. Buelalèle. Persona afortunada.
  21. Bukábaté. Persona que mueve los árboles.
  22. Ebóidyé. Procede del pueblo.
  23. Köbí. Flauta, trompeta o calabaza con forma de botella.
  24. Korí. Persona rica y acaudalada.
  25. Kötó. Persona fuerte.
  26. Kupá. Persona inteligente y sabia.
  27. Mölómána. Muchacho, joven.
  28. Möráabanyá. Que expulsa a los extraños.
  29. Óte. Fuerte, grande.
  30. Púpuru. Viento.
  31. Ribötyö. Vida, existencia.
  32. Rietalè. Caminante, objeto con el que se camina.
  33. Riíba. Rocío, agua de la aurora.
  34. Rimmá. Rocío, agua de la aurora.
  35. Rintyantya. Persona tímida e introvertida.
  36. Röóme. Varón, joven.
  37. Rotò. Persona que ahorra.
  38. Sërityé. Persona que repuebla los poblados.
  39. Síriki. Pequeña cola de gallo. Persona que cuida enfermos.
  40. Soésiöbo. Cosa procedente de la arcilla sagrada.
  41. Sömátyö. Gallito, gallo.
  42. Sömó. Hermanito mayor, hermanito fuerte.
  43. Taká. Persona que gobierna o manda.
  44. Takémmíla. Persona que gobierna los racimos de dátiles.
  45. Tákityé. Persona que gobierna los pueblos.
  46. Takólöpuè. Persona que gobierna una reunión de pueblos.
  47. Tamma. Petaca.
  48. Tawè. Hojas de barbasco con las que se mata sardinas.
  49. Tóritóri. Cantoral de río. Persona que habla mucho.
  50. Wanapana. Sabedor de las cosas de los blancos.
  51. Wetyi. Itinerario, salida, proyecto.
  52. Weja [Wëhá]. Árbol duro y muy resistente.
  53. Wëka. Discrepancia, discrepante.
  54. Wityí. Hermanito.
  55. Yetè. Verdades, verídico.

 


2.1.2. APELLIDOS BUBIS

Y llegamos a este apartado de apellidos bubis. Tal como observará el lector, hemos dispuesto los apellidos de forma alfabética para facilitar su búsqueda.

Antes de empezar dicha labor diremos que los apellidos bubis pueden aparecer en singular o en plural. Tanto en uno como en otro caso llevarán su prefijo de Clase correspondiente, una de las características de las lenguas lingüísticamente denominadas bantúes.

Estos apellidos o antropónimos pueden ser simples (constituidos por un solo término, con su prefijo de Clase presente o elidido) o compuestos (constituidos por dos o más términos, pudiendo formar sintagmas nominales, frases completas, etc.). Tanto en uno como en otro caso (antropónimo simple o compuesto) hablaremos de términos deverbativos (formados a partir del verbo) o frásticos (formados a partir de una oración completa).

Al final procuraremos situar geográficamente el antropónimo analizado, es decir, el poblado en el que generalmente se encuentra en la Isla de Bioko, la Isla de los Bubis.

  1. Achí. Es un antropónimo adverbial sustantivado que se pronuncia [aatyí] y significa “otra vez, de nuevo”. Como tal “sustantivo” de persona pertenece a la Clase 1, en cuanto al prefijo de concordancia bö-. Se localiza en Ehoko y Rebola.
  2. Acola. Debería escribirse Akola. Probablemente sea el antropónimo bubi Akóra, del verbo o ákóra (delatar, perjudicar, etc.). Pertenece a la Clase 1 y está localizado en Basuala.
  3. Angri. También aparece escrito Angry. Se trata de un préstamo del pidgin-english que significa “hambre”. La presencia masiva de oriundos de Sierra Leona, Liberia, Nigeria, etc., permitió muchas veces la adopción de sobrenombres del pidgin que más tarde pasarían a ser apellidos. La traducción bubi de Angri es Tyalá (escrito Chalá en castellano). Está localizado en Baresó (Baney).
  4. Apo. Se trata del término bubi eappo (asa). También puede se refiere a las pinzas del cangrejo (eappa). Pertenece a la Clase 7- aunque, aplicado a las personas, concuerde con el prefijo de concordancia bö– . Está localizado en Basakato de la Sagrada Familia (S.F.).
  5. Aqueriako. Se trata de un término formado por el verbo o akka (atar) más el sustantivo determinado ë riakko (incienso natural). El término riakko (también escrito riako) se utiliza en situaciones ritualistas (ë riakko ré ëtérimo: el incienso sagrado de los espíritus). Debe escribirse Akëriako. Está localizado en Bososo.
  6. Babasasa. Es un antropónimo formado a partir de mbamba (serpiente) y a sásá (asusta, da miedo). Babasásá se atribuye a las personas que imponen, asustan, etc. Está localizado en Batete.
  7. Babé. Aparece también escrito como Vabé. Es un antropónimo formado a partir del tema adjetival –bé (mal, malo, desalmado) el cual, por sí solo, no significa nada, ya que debe llevar un prefijo de Clase, en este caso ba-. Babé significa “personas desalmadas, malas”. Se localiza en Bocoricho.
  8. Babeko. Parece haberse obtenido a partir del término ribëko (alabanza, fama, popularidad). Babeko se aplica a aquellas personas muy dadas a alabar a los demás. Pertenece a la Clase 6. Está localizado en Baney.
  9. Babo. Proviene de ri’abo y éste del verbo o abba (regalar). Significa regalo, donación. Este antropónimo debería escribirse Ba’abo (plural de ri’abo). Está localizado en Moeri.
  10. Baeló. Es el plural de Böëlò (persona cuya profesión es poner paz entre personas y familias en conflicto). Está localizado en Baney.
  11. Bahitari. Es el término atribuido a una determinada familia bubi. A ella pertenecen los últimos reyes bubis. En singular aparece escrito como Böhitari (pronunciando la ache como un sonido laringal (como en inglés). Está localizado en Batoicopo.
  12. Bahosí. Parece haber sido formado a partir del término ri’osi (lugar donde viven los bi’osi [caballos]). Bahosí es el plural de Böhosí (debería escribirse böosí) y significa jinetes, cuidador de caballos, etc. Está localizado en Sampaka (Biloora).
  13. Bailán. Es un término formado a partir de ba’ilá (sangre). Es probable que su primer poseedor, al ser preguntado por su nombre, dijera ba’ilán, (la n debe llevar una tilde) siendo desde entonces escrito Bailán según la percepción del registrador. Está localizado en Bariobé.
  14. Baita. Es el plural de Böita (dignatario, jefe). Este término está estrechamente emparentado con Bahitari. Está localizado en Rebola.
  15. Bakabo. Construido a partir del verbo o kaba (repartir, ofrecer), se refiere a la malanga bubi más grande, generalmente utilizado en las fiestas tradicionales. Su singular es rikabo (de la Clase 5) y significa “ofrecimiento, acción de repartir”. Está localizado en Baney.
  16. Balapá. Es el plural de Bölapá, personas cuya tarea es preparar la comida. Podemos traducirlo por cocineros. Está localizado en Baney.
  17. Balapo. Esta palabra está relacionada con la anterior. Pero también podemos encontrarla escrita como Banapo (plural de bönapo), o personas que maman. Está localizado en Baney.
  18. Banch. Este término ha sido considerado como un préstamo. Sin embargo, y habida cuenta de la particular percepción del registrador encargado de anotar los términos bubis, es probable que éste escribiera Banch en lugar de Banchi/Bënchi (plural de Bönchi). Significa “venas”. Está localizado en Baney.
  19. Bandi. No parece ser un antropónimo bubi a primera vista, pero por analogía fonológica y diacrónica con el anterior, es probable que el registrador occidental escribiera Bandi en lugar de Bantë (los que siempre dicen “todavía no estoy/soy”). Está localizado en
  20. Banké. El prefijo ba– indica el plural de la clase 5 (ri-). El término Banké ofrece aquí dos significados: árboles de la kola y las nueces de kola. Está localizado en Rebola.
  21. Bapori. Su singular es böpóri (del verbo o öpóla: cortar, seccionar). Significa “personas que cortan o interrumpen). También puede referirse a las “personas relacionadas con el cuidado de las cabras” si tenemos en cuenta el prefijo ba– que se refiere a las personas, y el término póri (cabras). Está localizado en Bososo.
  22. Bapué. Su singular es ripu’é o ripuké. Se refiere a la desconsideración, a la falta de respeto hacia alguien. Debería escribirse Bapu’é. Está localizado en Lubá.
  23. Baribo. Es un término que hace referencia a la sociedad de los espíritus. Su singular es Böribo y se refiere a la persona relacionada con el mundo de los no-vivos o espíritus. Está localizado en Baney.
  24. Barila. Construido a partir del verbo o ríla (matar, poner fin a), es el plural de Böríla (alguien que mata, que pone fin). Generalmente este acto de matar y de poner fin se refiere a aquellos malos espíritus que pretenden acabar con toda una familia. Está localizado en Baney y Rebola.
  25. Batajolo. Este término está construido a partir de los elementos siguientes: bá ta hóla (ó) = (ellos se quieren/ ellos están de acuerdo). Está localizado en Balachá.
  26. Batapa. A partir del término itappa (clan paternofamiliar), y anteponiéndole el prefijo de clase ba– se ha formado Batapa. También encontramos la palabra Lötappa (la cresta del gallo). Está localizado en Baney y Rebola.
  27. Bausolo. Se trata de dos términos: ba’u (vino de palma) y el verbo o sola (degustar, probar), o el sustantivo sòlo (del pidgin-english sol: “sal”). Desde estas explicaciones, Bausolo presenta dos significados: vino salado y vino degustado. Está localizado en Baney.
  28.    Beaká. Es el plural de Böaká (Clase 3). Beaká (escribo Bëaká) pertenece a la Clase 4 y significa semillas o raíces. Está localizado en Basakato S.F.
  29.    Becha. Está formado a partir del verbo o bétya (invocar a los muertos o espíritus). Debería escribirse Bétya (persona que invoca). Está localizado en Baresó (Baney).
  30.    Bechiro. Es un término que hace referencia a algo que no debe consumirse. Se obtiene a partir de bë+tyi+ròo (ellos-no-comerse). También se refiere a las vísceras del cangreso: bëtyulò. Está localizado en Baney, Cupapa (Baney).
  31.    Behelo. Se refiere a alguien por quien se llora, o una persona añorada y deseada. Se forma a partir del verbo o bë’èloò (llorar por, añorar). Está localizado en Bantabarí.
  32.    Bekari. Su singular es bökaari (generación). También puede relacionarse con el verbo o bëkaala (acudir, acercarse). A partir de estas dos explicaciones, Bekari significará “generaciones” o “personas muy próximas, familiares, etc. Está localizado en Baney.
  33.    Bekoba. Esta es la forma más lógica de escribir este antropónimo, aunque también podemos encontrarlo escrito Becoba. Está construido a partir del verbo o kööbá (avivar, enardecer). Bököba (singular de Bëköba) es alguien que anima, que aviva, etc. También puede significar “alguien que come deprisa” si tenemos en cuenta el verbo o koobá (comer deprisa). Está localizado en Baney y Rebola.
  34.    Bekuku. Es el plural de Bökukuu (trueno). Se aplica a aquellas personas que hablan en voz alta. Este antropónimo debe escribirse Bikukuu. Está localizado en Baresó (Baney).
  35.    Bela. Este antropónimo es polisémico, es decir, ofrece distintos significados. Si nos basamos en el verbo o bé’èla (llorar por), significará “alguien que llora por algo o por alguien”. También puede significar “parturienta” (del verbo o bèla: parir), “cantante” (a partir del verbo o bëla (cantar), o simplemente “lágrimas”. En resumidas cuentas, podemos decir que quien lleva este antropónimo suele ser una persona adivinadora. Está localizado en Batete y Belebú.
  36.    Belobe. Es el plural de elobe (escrito eloobe o elobbe en bubi). Pertenece a la Clase 8 (Bi-). En castellano se refiere a la caña de bambú. Está localizado en Basakato S.F.
  37.    Belope. Es el plural de Elopelope (Clase 7 cuyo prefijo es e-). Su plural es Bilopelope, pero escrito Belope en castellano, aunque debería escribirse Bilope. Como la palabra anterior, se refiere a la caña de bambú. Está localizado en Baney, Rebola y Basuala.
  38.    Beña. Este término significa “tejas, techos, cubiertas”. Se obtiene a partir del verbo o bènya (techar, cubrir). Está localizado en Baney.
  39.    Beole. En bubi debería escribirse Bëölë, término que significa “alegría”. La palabra más frecuente para referirse a alegría es Riókó o Riökö, utilizado como nombre de pila. También significa “persona alelada”. Está localizado en Ehoko y Moka.
  40.    Beorí. Es el plural de Böorí, cuyo significado está relacionado con el aparato genital femenino. Puede aparecer escrito como Behorí y traducirse por canal o conducto. Está localizado en Rebola.
  41.    Bepé. Esta palabra parece haber perdido su prefijo de clase e-. Ebepè, perteneciente a la Clase 7, significa “berenjena”. Está localizado en Moka.
  42.    Berapa. Parece haberse formado a partir de la palabra elapa (la pinza del cangrejo). Su plural es bilapa (o bërapa). Está localizado en Basupú.
  43.    Beri. Es un arbusto cuyas hojas se utilizan para curar el reuma. También se trata de las hormigas grandes, rojas y bravas (i berí). Está localizado en Bocoricho.
  44.    Besam. La forma más análoga es bësari (persona que desgarra, rompe). Debe escribirse Bësam. Se localiza en Rebola.
  45.    Besari. Es un término relacionado con el verbo o sala (desgarrar, romper) o también con el verbo o sála (temer). Si lo relacionamos con estos dos verbos obtendremos una persona que desgarra, rompe o teme. A parte de este significado obtenido a partir de los verbos, también existe Bösari -singular de Bësari-, (estrofa de una canción, la misma canción). Está localizado en Baney y Sampaka (Biloora).
  46.    Besopa. Su singular es Bösopa (caracol grande que puede llegar a pesar trescientos gramos; su concha es de color marrón claro u oscuro). Está localizado en Baney.
  47.    Besopo. Está en plural y significa “arcos flecheros” (Bësopò) o “árboles saquientes”. Su singular es bösöpö. Está localizado en Rebola y Baney.
  48.    Beta. Su singular es Ruetá (pluma). Las personas que llevan este antropónimo suelen ser buenos caminantes. Debe escribirse Betá. Se localiza en Basakato S.F.
  49.    Betey. Es el plural de Böte’í, una persona capaz de tranquilizar a otra. Este antropónimo aparece también en singular escrito Botey. Está localizado en Moeri.
  50.    Biachó. Esta palabra pertenece a la Clase 8 (Bi-). Su singular es Eatyó (escrito Eachó en castellano). Significa “almeja, ostra”, algo muy difícil de cambiar o despegar de un objeto. En bubi el buitrón se llama böatyó. Está localizado en Ruiché y Belebú.
  51.    Biaho. Debería escribirse Biaó (hachas). Su singular es Eaó (hacha). También puede referirse a Bëaó (del singular böaó: deuda). Está localizado en Baney.
  52.    Bialó. Según la pronunciación bubi de esta palabra, deberíamos escribirlo como Biáló (arena). Escrito Bialo significará “estanterías” o “bocas”, al ser el singular Ealo (estantería, boca). Está localizado en Baney.
  53.    Bichakete. Se pronuncia y escribe Bityakëttë en bubi. Es una palabra formada por la unión del verbo o bitya (tapar, ocultar) y këttë (acción). Está localizado en Belebú.
  54.    Bichi. Se trata de bëtyí (generaciones). Su singular es bötyí (generación, pandilla, etc.). Se localiza en Baney.
  55.    Bichúa. Es el plural de Echu’a (alforjas, cesta, bolso, etc.) y debería escribirse Bityu’a. Se localiza en Baney.
  56.    Biebeda. Se forma a partir de ebétá (prohibición). Biebeda (biè ë ibétá) se refiere a alguien que prohíbe. Está localizado en Ruiché.
  57.    Bielo. Parece haber sido formado a partir del verbo o bé’èla (llorar por alguien o por algo). Otra forma de escribirlo es Behelo en castellano. Bëelò significa “persona añorada, anhelada, deseada”. Se localiza en Riaba, Moka, Bahó, etc.
  58.    Bielelo. Debería escribirse Bëelèlò (persona por la que se llora). Se obtiene a partir del verbo o bëelèlò (llorar por alguien). Está localizado en Moka.
  59.    Bijem. Se refiere al tubérculo denominado malanga bubi o dioscorea dumetorum. En bubi debe escribirse Bihem (con tilde sobre la consonante m). Se localiza en Basakato S.F.
  60.    Bijeri. Es el plural de Ehéri [ehéri] que en castellano significa “manojo de hojas de tabaco”. Hemos de recordar que en bubi la ache se pronuncia como una fricativa laringal, al igual que la ache inglesa en palabras como how, he, house, etc. Bijeri significa también “alguien que remedia” si tenemos en cuenta el verbo o hëëla (remediar algo destruido o roto). Se localiza en Baney.
  61.    Bila. Es una palabra que procede de Bi’ila (prohibiciones, tabúes, etc.). Se localiza en Bocoricho.
  62.    Bileká. Su singular es Elëka (argolla, coraje). Bilëká se referirá, entonces, a alguien valioso y con mucho coraje. Se localiza en Baney.
  63.    Bilekera. Es una palabra que se ha formado a partir de la frase bubi bí la ekèra (ellos miran por/ellos buscan). El pronombre sujeto bí (ellos) no se refiere a las personas. Se localiza en Basupú.
  64.    Bilelo. A partir del verbo o bilèloò (bailar para alguien), se ha construido el término Bilelo (que bailan para él). Debería escribirse Bilèloò. Está localizado en Belebú y Ruiché.
  65.    Bilibi. Por analogía a otros nombres bubis podemos decir que el antropónimo Bilibi tiene que ver con Bilëbí, construido a partir del verbo o lëbáála (olvidar, omitir). Siendo el singular Elëbi (olvido, omisión), Bilëbí será, entonces, olvidos, omisiones, etc. Se localiza en Lubá.
  66.    Bilobé. Se trata de un antropónimo de la Clase 8 (prefijo bi-), cuyo singular es Elobe (Clase 7, con prefijo e-). Significa “lugar donde se cultivan las semillas para que puedan ser transplantadas”. En castellano debe traducirse por “vivero”, “almáciga”. Se localiza en Ruiché.
  67.    Biloko. En bubi debería escribirse Bëloko, una palabra perteneciente a la Clase 4 con el prefijo bë-. Bëloko significa “lunación” y se aplica a aquellas personas que experimentan un cambio en su forma de ser debido a alguna fase lunar. Se localiza en Moka.
  68.    Bilora. Es un antropónimo y topónimo a la vez, ya que es el nombre del poblado bubi actualmente denominado Sampaka. Se obtiene a partir del verbo o lo’ööra (despertar, interrumpir el sueño). Bilo’ööra hace referencia a algo que quita el sueño e intriga. Está localizado en Basupú.
  69.    Binohari. Su singular es mënoári (personas achacosas, quejumbrosas, etc.). Este antropónimo, a parte del significado que hemos mencionado, está relacionado con enoá (mar). Bënoári será aquella parte de mar donde generalmente van las mujeres. Se localiza en Belebú y Ruiché.
  70.    Bioko. Parece haberse formado a partir de la palabra bubi Bëhoko (las púas del puercoespín, aguijones). Pero también aparece como el plural de Eökö (poblado bubi del Sur de la Isla de Bioko). Se localiza en Rebola, Moeri y Moka.
  71.    Biri. Teniendo en cuenta que el registrador colonial percibía deficientemente los sonidos bubis, es probable que el antropónimo Biri fuera pronunciado Bèri (hormigas grandes, rojas y bravas. De todos modos también existe la palabra böiri (compasión, tristeza o prófugo). Biri puede ser la transcripción errónea de bëiri (tristezas, compasiones o prófugos). Se localiza en Ureka.
  72.    Biribé. El singular de este término es Eribé (la hoja de la puerta). En función de este significado, Biribé significará “las hojas de la puerta” o simplemente “puertas”. Se trata de personas que cierran, obstaculizan o frenan. Está localizado en Rebola.
  73.    Bisahá. Este antropónimo ha perdido en fonema intervocálico /k/. Bisahá (pronunciado bisa’á) proviene de bisaká. Su singular es esaká o esa’á (amistad). Está localizado en Basakato S.F.
  74.    Bisaka. Su singular es Esaká (amistad) de la Clase 7. Bisaká significa “amistades”. Es un antropónimo idóneo para gente jovial, amable, etc. Está localizado en
  75.    Bisapá. Es el plural de Esapá (conflicto, contienda, etc.). Está localizado en Basakato S.F.
  76.    Bisila. Se refiere al pelo largo en cantidad a la cabellera. Su singular (Esíla) pertenece a la Clase 7. Bisíla es el nombre de la Diosa Madre dentro de la mitología bubi y significa también “almacén de ñames”. Está localizado en Batoicopo.
  77.    Bisobe. Parece ser una mala percepción de Bisòmbé (malas acciones). También puede referirse a la “composición” de Biso’o ibé (tiranos, malas compañías). Está localizado en Baney.
  78.    Bisoko. Su singular es Esoko (compañía, acompañante). Bisoko es la misma palabra que la anterior Biso’o ibé, la cuál ha perdido el fonema /k/, siendo sustituido por el cierre glotal representado por el apóstrofe (‘). Está localizado en Batoicopo.
  79.    Bitá. Es un antropónimo plural que significa “guerra, lucha”. También significa “aceite”. En el primer caso debería escribirte bittá y en el segundo biitá. Está localizado en Bahó y Rebola.
  80.    Bitata. Como muchos antropónimos, éste presenta diferentes significados. Su singular es etata (corte, rotura, desgarro, etc.). Si aparece escrito etataa se referirá a “escopeta”. Bitata se refiere también a “andrajos, pellizcos o pieles y costa. En este último caso podrá escribirse Bëtata. Está localizado en Sampaka (Biloora).
  81.    Bitema. Es el plural de etémá (coraje, ánimo). Bitémá está localizado en Moka.
  82.    Biteo. Es el plural de ete’o (calabaza). También se refiere a algo que pone fin o calma. Debe escribirse Bite’ò. Está localizado en Basakato S.F.
  83.    Bitomán. Se trata de un antropónimo con una ortografía castellanizada, tal como venimos observando. A pesar de ello, es un antropónimo autóctono y debe escribirse Bitóöman (se han encontrado). Está localizado en Belebú, Moka, Ehoko, Bilelipa, etc.
  84.    Bitorosa. Esta palabra se ha formado a partir de la expresión Bi tò ro sáa. El sujeto elidido en esta expresión puede perfectamente ser sustituido por ë bilabba, lo que nos permitiría traducir Bitorosa por “las cosas pueden hacerse realidad”. Se localiza en Rebola.
  85.    Biule. Se escribe Biole en bubi. En singular aparece bajo la forma Eole y significa “discapacidad”, “defecto”, “minusvalía”. Se localiza en Batoicopo.
  86. Boabila. Debería escribirse Böabíla (lugar donde crecen muchas palmeras datileras [elaeis guineensis], palmeral). También aparece escrito como Bohabila en castellano. Se localiza en Baney.
  87.    Boahá. En bubi debería escribirse Böa’á (semilla, almendra). Indica rigidez, firmeza. Se localiza en Basuala.
  88.    Boatiché. Proviene del deverbativo böatá (verbo o áta: romper) y del sustantivo plural tyé (pueblo, poblado, país) con su correspondiente aumento i. Significa “alguien que divide los poblados”. En bubi debe escribirse Böatíityé. Se localiza en Basupú.
  89.    Boba. Significa tierra. Aplicado a las personas, se refiere a alguien que recibe, acoge. Debe escribirse Booba. Se localiza en Baney.
  90.    Bobepari. Es un término formado entre Böbè (macho, hombre) y el verbo o pála (llegar). Se refiere a alguien que ha llegado a su meta y ha visto cumplidos todos sus objetivos. Se localiza en Batoicopo.
  91. Bobuakasi. El significado de este antropónimo debe obtenerse a partir de las palabras böbó (persona fuerte) y o èkasá (mirar, ver a menudo). Se traduce por “persona fuerte y observadora”. Debe escribirse Böbuakási. Se localiza en Basakato S.F.
  92. Bobuanmala. Se trata de un antropónimo poco corriente que significa “la persona que va detrás de las piernas”. A partir del verbo o búbuana (ir tras, perseguir) y del sustantivo maálá (piernas) se ha podido formar dicho antropónimo. También significa “persona pobre hecha gobernante”. Se localiza en Batoicopo.
  93.    Bobuelobo. Aquí estamos ante un antropónimo compuesto por tres términos: bö-bö’á-elöbbo (alquien que se encarga de coger la cosecha). Elprefijo bö– pertenece a la Clase 1 (para las personas), el verbo o bö’á (coger) y elöbbo (cosecha). En bubi debe escribirse Böbö’élöbbo. Se localiza en Bariobé.
  94.    Bobuiché. Este nombre debería escribirse Böbó’ityé (una persona que conduce los países hacia otro lugar). Se localiza en Rebola y Basakato S.F.
  95.    Bochapa. Se trata del árbol de las suelas (pentaclethra macrophylla) con semillas planas en una vaina alargada. En la época seca, cuando la vaina se desprende y se rompe desde lo alto del árbol, produce un fuerte estruendo. Está localizado en Rebola.
  96.    Bochika. Es un antropónimo que significa “flecha”, “lanza”, “palo puntiagudo utilizado para la guerra”. Debería escribirse Bötyika. Está localizado en Batoicopo.
  97.    Bochita. Viene del verbo o tyitá (manchar, ensuciar). También tiene que ver con tyitëtyitë (incordio). Bötyita hace referencia a aquellas personas que molestan persistentemente. Está localizado en Rebola.
  98.    Bochopi. Se forma a partir del verbo o tyopá (pinchar). Bötyopí es la persona o el objeto que pincha. Está localizado en Baney.
  99.    Bocosa. Debería escribirse Bökössa (alguien que se mueve mucho). Viene del verbo o ökössa (moverse). Está localizado en Bakake.
  100.    Boese. Este término hace referencia a la mosca jején. Debe escribirse Böesè. Se atribuye a una persona irritante. También encontramos este antropónimo escrito como Bohese. Está localizado en Bososo.
  101.    Boesi. Se forma a partir de Bó’esi (prefijo sujeto bö– y el pasado del verbo o ó’a: comprender, escuchar). Bó’esi se referirá, pues, a aquella persona que comprendía o escuchaba. Está localizado en Baresó (Baney).
  102.    Boetó. Este antropónimo se forma a partir del verbo o etta (caminar). Böettò se refiere al caminante. Está localizado en Rebola.
  103. Bohabonay. Se refiere a una persona que busca, investiga, etc. Para su formación se ha utilizado el verbo o na’a (buscar, investigar, etc.). Está localizado en Bososo y Basakato S.F.
  104.    Bohachó. Aparece a veces sin una tilde sobre la última sílaba: Bohacho. Se refiere a las personas que se dedicaban a coger ostras (biatyó) en las playas, o al cesto para pescar. Debería escribirse Böatyó. Está localizado en Baney.
  105.    Bohari. Debería escribirse Böarí (mujer, esposa). Se trata del término que ha evolucionado hasta convertirse actualmente en wárí (mujer, esposa, etc.). También puede ser Böó’ari (acuerdo, razón) o Böarí (finca, bosque). Está localizado en Batete y Riaba.
  106.    Bohato. Significa “cayuco, canoa”. Debería escribirse Boáto. También significa “gato montés”. Está localizado en Sampaka (Biloora).
  107.    Bohauri. Entre los personajes míticos de la cultura bubi figura la diosa Úri, título que recibe la principal y primera mujer de un jefe. Böaúri hace referencia a esta mujer. También se refiere a la claridad del día, al mediadía. Está localizado en Sampaka (Biloora).
  108.    Bohema. Su singular es Mö’ema (vinatero, viticultor). En bubi debe escribirse Bö’ema. Está localizado en Ehoko (Riaba).
  109.    Bohó. Puede significar “cuñado” (Bö’o) o “caña de azúcar” (Bö’ó). Se atribuye a las personas agradables y en quienes se puede confiar. Es el grado máximo de las categorías sociales bubis. Está localizado en Rebola.
  110.    Bohoba. Si tenemos en cuenta el verbo o oba (pagar), Bö’oba será aquella persona que paga. También significa esterilidad o infecundidad. Está localizado en Bariobé.
  111.    Bohobo. A diferencia del anterior antropónimo, éste se refiere al hecho de pagar en sí. El pago. Está localizado en Bahó.
  112.    Bohome. Se obtiene a partir de Löómè (finca, bosque). Se refiere a alguien del pueblo. Pero si lo escribimos como Böobbe se referirá al pescador. Está localizado en Moka.
  113.    Bohopo. Se obtiene a partir de eöpö (almacén de ñames). Se aplica a aquellas personas cuya profesión era proteger los almacenes de ñames en la antigua cultura bubi. Debe escribirse Bööpö. Está localizado en Bariobé y Basakato S.F.
  114.    Bohuba. El verbo o húba (robar, usurpar nos permite obtener Böhúba (usurero, ladrón). Está localizado en Bariobé.
  115.    Bojole. A partir del verbo o hóla (querer) tenemos Böhóle (persona a la que se puede querer). También significa “caño”. Está localizado en Baresó.
  116.    Bojulá. En bubi debe escribirse Böhulá (fuerza, aliento). En la cultura bubi existen personas que poseen la “fuerza” o “energía” para acabar con algunos de los males que perturban la paz familiar o social. Sus usuarios suelen ser maestros de ceremonias. Está localizado en Bososo.
  117.    Boka. El término bubi es Bööka (del verbo o öka = hacer una colecta). Bööka se referirá entonces a la colecta de dinero, objetos, etc., para lograr un fin. Pronunciado böóka se referirá al pequeño cantoral de río. Está localizado en Batoicopo.
  118.    Bokaba. Se forma entre el prefijo de clase Bö– y el verbo o kaaba (regalar). Bökaba significa “persona que regala”. Está localizado en Sampaka (Biloora).
  119.    Bokara. Se forma a partir del verbo o kaara (hacer llevar sobre la cabeza). Al añadir el prefijo de clase Bö– a la base léxica kaara, se obtiene la palabra Bökaara (escrita Bokara en castellano). Significa “persona que hace cargar a otra”, “persona de raza blanca”. Está localizado en Baresó (Baney) y Basakato S.F.
  120.    Bokeche. Se refiere al ruido que hacen las pisadas de muchas personas, o muchos animales al acercarse a alguien. También puede tener relación con la palabrabokátyi (adelantado). En bubi debería escribirse Bökityi en bubi. Está localizado en Rebola, Batete y Moka.
  121. Bokele. En esta palabra encontramos keele (misterio). En este sentido, Bökele se referirá a algo extraño o a una persona misteriosa. Está localizado en Baney.
  122. Bokesa. Parece haberse formado a partir del verbo o kessá (cortar con un machete). Bökessá se referirá a aquella persona que interrumpe algo. En bubi existen unas hierbas de nombre kessá (helechos). Bökessá se refiere también a alguien relacionado con los helechos. Está localizado en Basakato S.f., Bilelipa, Basuala, Baloeri y Batoicopo.
  123.    Bokirió. Se forma a partir del término krió (oriundo de Sierra Leona o Liberia). Algunos bubis adoptaron este antropónimo por su relación con los oriundos de dichos lugares. Debe escribirse Bökiriö. Está localizado en Sampaka (Biloora).
  124.    Boko. Esta palabra nos ofrece dos significados. Böoko indica faena, trabajo, y las personas que lo llevan suelen ser buenos trabajadores. Pero también significa amistad. A veces aparece escrito como Boco en castellano. Está localizado en Baney.
  125.    Bokobé. En bubi debería escribirse Bökobè (plátano macho). También hace referencia al Kobe (águila, halcón, buitre). Está localizado en Batete.
  126.    Bokobó. Existe el término Köbo, que hace referencia a la mujer que preside a todas de camino a la playa. Al anteponerle el prefijo de Clase bö-, se personaliza el antropónimo y se escribe Bököbò. También podemos relacionarlo con el el término köbo (escudo de piel). Este caso Bököbo será la fiesta bubi en la que los hombres guerreros bailaban con dicho escudo de piel. Se refiere al mismo guerrero. Está localizado en Batete.
  127.    Bokochí. Es un antropónimo construido a partir del tema sustantival –kötti. Éste, por sí solo, carece de cualquier significado, pero cuando le anteponemos los prefijos e– y bö-, es decir, cuando aparece bajo las formas Ekötti y Bökötti pasa a significar “taparrabo” y “persona que lleva un taparrabo”. El fonema /ty/ de Bokochí (escrito Bökötyí en bubi) es resultado de la evolución de la lengua También se llama así a una hierba amarga y comestible. Está localizado en Baney.
  128.    Bokokó. En la primera mitad del siglo XIX (según la cartografía que nos ha legado el investigador y bubiólogo John Clarke), todavía existía un gran pueblo denominado Bokoko (pronunciado Bökóökö), cerca del actual Batete. Básicamente en él vivían los encargados de velar por el fuego, de ahí que fueran llamados Bakóökö (los que fabricaban las antorchas y cuya misión era guiar a los demás con la luz). Actualmente encontramos también la palabra bökokò (antorcha) y bökökó (malanga común bubi). Está localizado en Baney.
  129.    Bokope. Se ha formado a partir de la palabra köppë (gavilán, halcón). Bököpé puede perfectamente atribuirse a aquella persona que se dedicaba a cazar gavilanes. Pero si tenemos en cuenta el verbo o kopá (picotear) este antropónimo hará referencia a algo que puede ser picoteado. Está localizado en Baney.
  130.    Bokoya. Del verbo o kòya (atar fuerte). Bökòya se refiere a alguien cuya misión es “atar fuerte” o estrechar bien lazos familiares o de grupo. Está localizado en Rebola.
  131.    Bokubó. Del verbo o kubá (tropezar). Bökubò se refiere a la persona que tropieza o hace tropezar a alguien. Pero también hace referencia a una persona prudente, sabia y de buen entendimiento. Está localizado en Basakato S.F.
  132.    Bokula. Se obtiene a partir del verbo o kula (coger del suelo). También hace referencia a una elección o “sufragio”. Bökula está localizado en
  133.    Bokumá. Estamos ante un caso semejante a Bökubò, pero en este caso es Bökumá (pared que frena). Se trata de una persona que frena, evita, interrumpe. Escrito bökúmá significará “huerto”. Está localizado en Ruiché.
  134.    Bokúo. Debería escribirse Bökoo (del verbo o koa: odiar, rechazar). Está localizado en Bariobé.
  135.    Bokusu. Se refiere al hierro (bökussu). Se atribuye a una persona dura y resistente. Está localizado en Basupú.
  136.    Boleche. Debe escribirse Bolëtyé, formado a partir del prefijo sujeto bö-, del verbo o olláa (llevar) y de ë tyé (el país). Significa “persona que lleva o conduce el país”. Está localizado en Moka y Batete.
  137. Boleká. Significa “embudo”, “filtro”. Bölëká se referirá a alguien que se encarga de filtrar o preparar embudos con hojas de palma. Está localizado en Baney y Rebola.
  138.    Bolekia. En la cartografía actual existe un poblado llamado Balekia, a unos tres kilómetros de Baney. Balekia era el poblado de los portadores del presente antropónimo, obtenido a partir del verbo o lëkia (allanar, ordenar, dirigir, etc.). Su singular es Bölëkia (persona que ordena, dirige, allana, etc.). Actualmente está localizado en Baney y Basakato S.F.
  139.    Boleko. Se refiere a la arcilla sagrada generalmente utilizada antes del inicio de cualquier ceremonia tradicional realizada dentro de un oratorio o ròhia. Las personas que llevan este antropónimo suelen encargarse de la custodia de dicha arcilla. Si tenemos en cuenta la pérdida, a veces, del fonema intervocálico /k/, podremos relacionar böleko con böle’o (ave). Puede escribirse como Böleko (el guardián de aves) o Bolèko (paz, tranquilidad). Está localizado en Basupú y Sampaka (Biloora).
  140.    Boleté. Se trata de alguien que hace las cosas bien, casi tendiendo a la perfección. También significa saltamontes. Debe escribirse Bölëtë. Se localiza en Rebola.
  141.    Bolo. Se refiere a Böló (frente). También puede relacionarse con bö’ölo (la peseta, moneda, dinero). Se localiza en Moka.
  142.    Bolobola. Esta palabra se forma con la unión de Böló y Böla, y puede traducirse por “en la frente”. En bubi debería escribirse Bölóböla. Se localiza en Balachá.
  143. Boloholo. En bubi debería escribirse Böölöölö (anciano, viejo). No tiene nada que ver con el antropónimo siguiente. Se localiza en Batoicopo.
  144. Bololo. En bubi debería escribirse Bölöölö (algo que brilla, oro, diamante, etc.). También se refiere a un árbol llamado “palo amarillo” cuyo nombre científico es enantia chlorantha. Se localiza en Rebola.
  145. Bolopá. A partir del verbo o lopá (encender) obtenemos Bölopá (persona encargada de encender el fuego). Se localiza en Rebola, Batoicopo, Baloeri.
  146. Bolopo. Este antropónimo se ha construido a partir del sustantivo löpó (conferencia, cumbre de países). Bölöpó significará, pues, Conferenciante, asistente a la cumbre de países. Si nos situamos en el léxico bubi frecuente, este antropónimo recuerda más a “algo o alguien que enciende, que enardece”. En este caso se escribirá Bölòpo. Se localiza en Basupú y Baney.
  147.    Boloso. Se forma a partir del verbo o osa (ofrecer un presente a un sacerdote bubi antes del inicio de un ritual). Böloso es la persona que realiza dicho ofrecimiento. Este antropónimo se localiza en Rebola.
  148.    Bomabá. Aquí tenemos dos términos. En primer lugar está bömma (ceiba), y en segundo lugar está el adverbio bá o puá (encima, sobre). Este antropónimo Bömmabá hace referencia a algo o alguien que está sobre la ceiba. Se localiza en Baney.
  149.    Bomaho. También aparece escrito como Bomao, sin la ache (h) intercalada. Böma’o fue un jefe del poblado de Basupú del Oeste. Éste consultaba normalmente con los ancianos los asuntos difíciles y luchaba para defender los derechos de su pueblo contra los pueblos vecinos. Bóma’a (formado a partir del verbo o ma’a: construir) tiene que ver con alguien decidido y emprendedor, constructor. Se localiza en Basakato S.F., Basupú, Bakake.
  150.    Bomala. A partir del verbo o bómala (emborracharse) obtenemos en antropónimo actual. En este caso se escribirá Bómala (borrachera), ya que escrito Böómaala significa equipo de hombres. Se localiza en Moka.
  151.    Bomuagasi. Estamos ante otra ortografía del antropónimo Böbuakasi que ya vimos anteriormente. Debe escribirse Bömuágasi. Significa “persona fuerte y observadora”. Se localiza en Belebú.
  152.    Bonaba. A partir de naba (animal) se forma Bönaba o “persona con rudos modales y de trato bastante salvaje”. Se localiza en Basakato S.F.
  153.    Bonapo. El verbo o napá (mamar) forma el sema de Bönapo (persona que da de mamar, o labio de la vulva). Se localiza en Baney.
  154.    Bonay. Esta palabra debería escribirse Böna’i “querido” o Böná’í “tomatera”. También puede traducirse por buscador, investigador, queriente, etc.). Se localiza en Basuala y Basakato S.F.
  155.    Boncho. La n debe llevar una tilde por ser de tono alto. Escrito en bubi Böntyo, significa “hechizo, veneno”. Se localiza en Batoikopo.
  156.    Boneke. Se obtiene a partir de enekè (arruga, rana, sapo). Es el término empleado para designar a una de las familias de Rebola. Bönekè se refiere a alguien que tiene muchas arrugas. Se localiza en Rebola.
  157.    Bonkanka. Se refiere a los moratones que salen en la piel tras recibir algún golpe. En bubi debe escribirse Bönkanká (la n de kan debe llevar una tilde por que es de tono alto). Se localiza en Rebola.
  158.    Bonohá. A partir de enoá (mar) obtenemos Bönoá (hombre de mar). Este antropónimo hace referencia al rito celebrado exclusivamente por las mujeres y que consiste en acudir a la playa para purificarse, como última ceremonia para el rito de la fecundidad. También se conoce con el nombre de bötöitööí o bötöí. Se localiza en Basupú.
  159.    Bonoko. Se trata de la médula del árbol. Aplicado a las personas, se referirá a alguien fuerte, intrépido, valiente, atrevido, bravo y con tesón. Debe escribirse Bönökö. Se localiza en Basakato S.F.
  160.    Boñao. En bubi debería escribirse Bönya’ö (camorrista, peleón, problemático). Se localiza en Baney.
  161. Bopa. Está construido a partir del verbo o öpá (golpear, pegar). Böpá significará “persona que pega, que golpea”, “apaleador”. Se localiza en Baney.
  162. Bopabote. Este antropónimo ofrece varios significados. En primer lugar, escrito Böpaböté se refiere a “alguien que cuida el árbol”. En segundo lugar, escrito Böpáböté significa “alguien que pega el árbol”. En tercer lugar, escrito Böpábötèe significa “mucho ruido”. Está localizado en Baloeri, Batoicopo.
  163.    Bopelebé. Se refiere a la persona que anuncia un mal. Proviene de o öpála ebé (anunciar un mal, una desgracia). Böpèlebé. Se localiza en Riaba.
  164.    Boquetale. A partir de o okkáa (tener) y etalè (calle) se ha construido el antropónimo actual Bokètalè (persona que tiene una calle). Se localiza en Rebola.
  165.    Borabote. Este término se obtiene a partir del verbo o bora (hacer pudrir) y del sustantivo bötté (árbol). Borabötté es aquella persona encargada de hacer desaparecer un árbol sin necesidad de talarlo. Se localiza en
  166.    Borapa. Parece haberse obtenido a partir de elapa (la pinza del cangrejo). El plural de Börapa es Bërapa. Se localiza en Rebola.
  167.    Boreku. Se trata de la planta de la legumbre löneku (solanum nigrum o hierba mora). El carácter alveolar de los fonemas /n/, /l/ y /r/ daba lugar a cierta confusión por parte del registrador colonial. Debe escribirse Böneku o Böreku. Se localiza en Baney.
  168.    Bori. Es un antropónimo que podemos relacionar con dos significados. En primer lugar, “cabra”, en este caso se escribirá bóri. En segundo lugar “albedrío, dejadez”, en este caso se escribirá boori. Se localiza en Sampaka (Biloora).
  169.    Boriba. Se forma a partir del verbo o ribáa (perderse, extraviarse). Se trata de un término que se traduce por “extranjero, peregrino o huésped” o “pelo de animal”. Debe escribirse Böribá. Se localiza en Basuala.
  170.    Boriesá. Parecen proceder de böria (dignatario) y o sáa (ser). A partir de esta hipótesis, Böriesá significará, pues, alguien que suele ser dignatario de un pueblo. Se localiza en Rebola.
  171.    Borikó. Se forma a partir de erikò (rincón, curva, ángulo, etc.). Este antropónimo se aplica a las personas torcidas, complicadas, etc. Debe escribirse Börikò. Se localiza en Baney, Bahó, Basakato S.F.
  172.    Borile. A partir del verbo o ríla: poner fin, obtenemos Böríle (alguien que pone fin a algo o a alguien. Se localiza en Baney.
  173.    Borilo. Su plural es bërilo. Börilo significa “movimiento, ademán, gesto”. Se localiza en Sampaka (Biloora).
  174.    Boripa. Del verbo o ripá (enredar). Böripá se referirá a la persona que enreda, complica las cosas o ata las cosas para un buen fin. Se localiza en Batoicopo.
  175.    Borupú. Se construye a partir de eruppú (hierba, planta). Debe escribirse Börupú (persona arraigada dentro de una comunidad). Se localiza en Basakato S.F.
  176.    Bosaho. Su plural es bësa’ò (alabanzas, glorias, etc.). Aplicado a las personas, se referirá a alguien muy dado a proferir alabanzas. Debe escribirse Bösa’ò. Se localiza en Baney y Basupú.
  177.    Bosapá. Se trata de un árbol vulgarmente denominado calabó y que se conoce como pycnanthus kombo. Su madera se utiliza para la construcción. Debe escribirse Bösapá. Se localiza en Baney.
  178.    Bosapo. Se forma a partir del verbo o sapa (morder, cortar en lonchas). Bösapo se refiere a la persona que muerde o corta, o simplemente una soga o cuerda. Se localiza en Baney.
  179.    Bosara. Este término se obtiene a partir del verbo o sára (dar miedo). Se refiere a una persona aterradora, temible. Debe escribirse Bösára. Se localiza en Moeri.
  180.    Boseka. Significa “vereda”, “senda”, “rastro”. Su plural es bëseka. Debe escribirse Böseka. Está localizado en Basupú.
  181.    Boselo. Este nombre nos ofrece dos significados. En primer lugar, y a partir del verbo o sèlla (curar, sanar) tenemos Bösèlo (curador, sanador). En segundo lugar tenemos Bösëlo (desventura, infelicidad). Se localiza en Baresó (Baney).
  182.    Bosepa. Del verbo o sëppa (quejarse). Entonces, Bösëppa será aquella persona quejumbrosa. Por sí solo significa soberbia. Se localiza en Baney.
  183.    Bosepe. Se refiere a un silbido fuerte que se escucha desde muy lejos. Debe escribirse Bösepe. También se refiere a la anguila. Se localiza en Baresó (Baney), Cupapa (Baney) y Baney.
  184.    Bosín. Parece haberse formado a partir de bössi (perro astuto). Aplicado a las personas, hará referencia a alguien astuto e inteligente. La n al final de bössi es un determinante posesivo y se traduce por mi. También significa “escroto, hernia”. Se localiza en Rebola.
  185.    Bosió. En la cultura bubi encontramos la palabra bösi’o (sacrificio con ágape que se ofrece al waíríbo personal). Quien lleva este antropónimo suele ser un gran pacificador. Escrito Bösió se referirá al segundo grado de las cuatro categorías sociales bubis. Se localiza en Rebola.
  186.    Bosochi. Se refiere al rayo. Bösotyi hace alusión a una persona muy rápida. Se localiza en Rebola y Baney.
  187.    Bosoho. Proviene del verbo eso’o (compañía, amistad). Böso’o se refiere a un acompañante, a un amigo, etc. Se localiza en Bahó.
  188.    Bosoka. Su singular es Esöka (nudo corredizo), y lo encontramos en expresiones como o tetya esöka (imponer una medalla a alguien). En este sentido, Bösöka puede perfectamente relacionarse con aquella persona que impone medallas, concede galones, etc. También encontramos otro significado en el bubi ritualista a partir del verbo o söka (fornicar). Bösöka puede, entonces significar “desvirgador”. Está localizado en Baney.
  189.    Bosoko. La palabra directamente relacionada con este antropónimo es Esökö (juventud). La expresión o öpá ë ebassò é esökö (dar la palmada de la juventud) nos da una clara significación del presente antropónimo. Por esta razón, Bösökö será aquella persona cuya misión será la de animar a los jóvenes. También significa “caracol grande”. Está localizado en Baloeri.
  190.    Bosopo. Encontramos el término bösopò (arco flechero). Pero también tenemos el árbol saquiente (treculia africana). Al aplicarse a las personas, hará alusión a quienes alcanzan altos puestos dentro de la sociedad. En bubi debe escribirse Bösöpö. Está localizado en Rebola.
  191.    Bososo. Se forma a partir del verbo o sosa (leer, contar, narrar). Su forma actual Bösosó significa “noticia, narración, historia” o “charlatán,parlanchín”. Se localiza en Bariobé.
  192.    Bosubari. En este antropónimo aparece el verbo o subaala (ser el último). La forma a-subaari (es el último), al tomar el prefijo de Clase 1 Bö-, ha dado lugar al término Bösubári (el último, el rezagado). Para los chicos existe el término Bösubóbe. Está localizado en Basakato S.F. y Batoicopo.
  193.    Bota. Desde el verbo o ötáa (vender) se obtiene Bötá (vendedor). También puede provenir del verbo o ötta (trenzar). En este caso tendríamos bö’ötta (persona que trenza a otra). Está localizado en Batoicopo.
  194.    Botala. Proviene de los verbos o ótala (olvidar) y o tála (pelar demasiado una fruta). En el primer caso se referirá a alguien que olvida mucho. En el segundo caso se referirá a alguien que pela demasiado algo. Debe escribirse Bötála. Está localizado en Rebola.
  195.    Botau. Debe escribirse böta’o (palo largo con el que se muelen los dátiles de la palmera de aceite). Se refiere a una persona fuerte y necesaria. Está localizado en Rebola.
  196.    Bote. Este nombre nos ofrece dos significados. En primer lugar, si lo escribimos como bötté significara “árbol”. En segundo lugar, si lo escribimos böóte significará el grande. Está localizado en Basakato S.F.
  197.    Botebecho. Parece referirse a una estatua, al formarse desde bötté (árbol) y o bettá (romper). Significa “árbol roto”. Escrito bötëbètyö será árbol-personas, “estatua”. Está localizado en
  198.    Botehe. Parece haberse formado a partir de bötèe (grande, sea persona o árbol). Está localizado en Basakato S.F.
  199.    Boteke. Se refiere al arbusto de la rafia (teka). Pero también se refiere a la persona que al caminar lo hace de forma inclinada (del verbo o tekábia: caminar inclinado). Böteke es también una tabla o madera. Está localizado en Baney.
  200.    Botepu. El árbol de las castañas se denomina Bötebú en lengua bubi. Es probable que el escribiente colonial percibiera un fonema bilabial sordo /p/ en lugar del sonoro /b/. También hace referencia al barranco (böteppi). Está localizado en Bososo, Basakato S.F.
  201.    Botete. Se refiere a la palmera joven de menos de tres metros de altura. Debe escribirse Bötete (espinazo, columna vertebral). Está localizado en Baloeri.
  202.    Botey. Del verbo o tè’a (calmar). Bötè’í será aquella persona que calma y tranquiliza. Apaciguador. Está localizado en Bariobé, Bilelipoa, Bososo, Baloeri y Batoicopo.
  203.    Botopa. Del verbo o tópa (atar). Bötópa será, entonces, aquella persona encargada de atar, retener, etc. Está localizado en Bahó.
  204.    Botupa. Este antropónimo parece haberse formado a partir del verbo o tupa (cansarse) o de o tópa (atar). El prefijo de Clase 1 Bö-, unido al tema verbal –tup permite construir la palabra Bötupa o Bötópa, que significan “persona que pesa” “persona que ata o retiene”. Bötupò: vara, cetro. Está localizado en
  205. Boturu. En principio parece ser un préstamo del pidgin-english bòtul (botella), pero se trata de Bötöuru (alguien con fuerza, salud y vigor). Está localizado en Baresó.
  206. Botuy. Proviene de una mala transcripción de bötöí (la pesca de las mujeres). El nombre bubi es bötöitööí. Está localizado en Basakato del Oeste.
  207.    Boula. Este antropónimo significa “colecta” y hace referencia a la persona que se encarga llevar a cabo dicha actividad. Se localiza en Moka.
  208.    Boya. Proviene de buía (finquero, basurero). También parece formarse a partir del verbo o ó’ia (hacer comprender). En bubi se refiere a alguien que explica con claridad y debe escribirse Bó’ia. Está localizado en Rebola.
  209.    Buabaila. Se forma a partir de la expresión o bö’a bailá (coger sangre). Aplicado a las personas se referirá entonces a los analistas clínicos. Está localizado en Rebola.
  210.    Buachá. Debería escribirse bö’atya (del verbo o atya: poner sobre la cabeza). Bö’atya es aquella persona que ayuda a alguien, le aúpa. Está localizado en Moeri.
  211.    Buaki. Puede traducirse por “atado, envoltorio” o por” piojo, pulga”. Debería escribirse Böaki. Hace referencia a alguien que incordia y es muy molesto. Está localizado en Basakato del Oeste.
  212.    Buakia. Se refiere a la persona que ata (del verbo o akia: atar). Debe escribirse Böakia. Está localizado en Batoicopo.
  213.    Buala. Significa “grupo, asociación, etc.”. a parte de la forma Bualá, también encontramos walá. Está localizado en Balachá.
  214.    Buale. Se refiere al árbol de la falsa kola (nuez muy amarga). También puede traducirse por bö’alé (fardo, carga) o bualé (enfado). Está localizado en Baney y Batoicopo.
  215.    Bualo. Se refiere a la arena, pero en menor cantidad, o a una galería. Pero también hace referencia a canción, himno, cántico. En el primer caso habrá de escribirse Böaló y en el segundo caso, böalo. Está localizado en
  216.    Buebese. Teniendo en cuenta que muchos nombres bubis se formar por la unión de dos o más términos, el actual antropónimo pudo haberse formado a partir de bö+o èbasa (tener la costumbre de descansar). Böebesá será, entonces, aquella persona que tiene el hábito de descansar. Está localizado en Batoicopo.
  217.    Bueichekú. Se trata de una persona que tiene la costumbre de mirar los ombligos: bö-o èka (mirar)-ityëkkú (ombligos). También significa “lagartija, sabandija”. En bubi debería escribirse Bue’ítyëkú. Está localizado en Rebola.
  218.    Bueko. Se refiere a una hierba dura frecuente y mala. Es el ageratum conyzoides. Debe escribirse Böekò. Está localizado en Baney.
  219.    Buele. Viene de böele (adinamia, apatía). Se trata de una persona pasiva. Está localizado en Baney.
  220.    Buelebó. Se trata de una palabra formada a partir de o bó’a (coger) y elëbó (campana de madera). Buelëbó se referirá a aquella persona que se encargaba de fabricar las campanas de madera dentro de la sociedad bubi. Está localizado en Baney.
  221.    Buelekope. Se forma a partir de o èla (ver) y ë köpé (gavilán). El presente antropónimo hace referencia a aquella persona que veía el gavilán durante una cacería. Debe escribirse Bueléköpé. Está localizado en Bariobé y Baney.
  222.    Buelo. Significa “límite, frontera, alineación”. Debe escribirse Buëlo. Está localizado en Baney.
  223.    Buelohá. La palabra elo’á (o eloá) nos permite decir que este antropónimo se refiere a alguien del mar, una persona cuya vida se centraba en el mar. Debe escribirse Bueloá. También obtenemos otro significado a partir del verbo o lóa (moler). Bölóa (persona que muele) ha dado lugar a buëlóa (algo que muele, molino). Está localizado en Basupú, Batoicopo y Baloeri.
  224.    Buelope. Se refiere a una persona cuya fuerza y carácter son semejantes a los del bambú (elopelope). Debe escribirse Buelope. Está localizado en Baloeri.
  225.    Buenohala. Debe traducirse por “alguien que me entiende” o “persona de fácil entendimiento”. Viene de bö+e+në+o ó’ala (entender, comprender). Bö– es el prefijo de Clase 1, e– es el prefijo sujeto, në– es el prefijo o morfema complemento que podemos traducir por me en castellano). Debe escribirse Buënó’ala. Está localizado en Rebola.
  226.    Buepano. Su forma original es böëpalo (del verbo o ëpaalo: sembrar antes). Böëpano se refiere a alguien que siembra primero. Está localizado en Batoicopo.
  227.    Buepoyó. En este antropónimo encontramos similitud con el anterior en cuanto a su formación. Bö-e-o poa (llegar). Buèpoyó se refiere a la persona que ha llegado. Está localizado en Basupú.
  228.    Bueriberi. Se forma a partir de bö+erí (o èla)+i+bèri o a partir de o buera (iluminar, guiar) y de i bèri (hormigas grandes y rojas). Se traduce por “guía de las hormigas rojas y grandes” o “eres una radio” (buëribérí). Debería escribirse Bueríibèri. Está localizado en Basakato S.F.
  229.    Buericopá. Se forma a partir de o buera (iluminar, guiar) y de i kopá (tiburones). Buerikopá puede traducirse por alguien que ilumina o guía los tiburones. Está localizado en Sampaka (Biloora).
  230.    Buesobí. Debería escribirse Bö’esobí. Significa “palo recto”. Se refiere a las personas que obran con rectitud. Está localizado en Basupú.
  231.    Buesule. Este nombre nos ofrece dos significados. En primer lugar, “no te caigas de ahí (desde una altura)”: buësúle; en segundo lugar, buësulé: “eres una tortuga terrestre pequeña”. Está localizado en Basakato S.F.
  232.    Bueta. Puede traducirse por “hermana” o “caminante” (bö’etta). Debe escribirse Bö’etta. Está localizado en Basakato S.F.
  233.    Buhauri. Se refiere al seguidor o a la seguidora de la diosa Úri. Debe escribirse Böaúri. Es el mismo caso que Bohauri. Está localizado en Basupú.
  234.    Buika. Se forma a partir del verbo o ika (insultar, maldecir). Significa “persona que insulta o maldice” y se escribe böika o buika. Está localizado en Rebola y Baney.
  235.    Buikila. A partir del verbo o ikíla (moverse) se obtiene böikíla (movimiento). También encontramos buikíra (alguien que mueve violentamente). Está localizado en Basakato S.F.
  236.    Buiko. Se refiere al árbol del salchichón o kigelia africana. Debe escribirse böiko. Está localizado en
  237.    Buila. Se forma a partir del verbo o ila (limpiar). Buila, escrito y pronunciado Böila en bubi, significa persona que limpia. Está localizado en Batete y Baloeri.
  238.    Builojori. Significa “persona que ama la limpieza” y se forma a partir de böilo y o hóla (amar, querer, gustar). Está localizado en Batoicopo.
  239. Buiyabán. Se forma a partir de buía (muladar) o del verbo o iyábana (sobrar). Buiyában podrá traducirse por “sobra, resto, exceso”. Está localizado en Rebola.
  240. Bula. Proviene del verbo o bula (defender, proteger). Bula se refiere a la persona que defiende y protege. También hace referencia a la doncella casadera (novia) que vive un período iniciático (formativo). Está localizado en Moka.
  241.    Bulá. Significa “tormenta, tempestad”. Se aplica a aquellas personas bastante camorristas y fuertes. Está localizado en Balachá, Belebú y Moeri.
  242.    Bulabaté. Se forma a partir de o bula (defender) y baté (árboles). Se trata del defensor de los árboles: bulabaté. Se localiza en Rebola.
  243.    Bulebiele. El verbo o bula (defender), unido a bëelè (llorar por) permite encontrar la traducción aproximada de Bulëbiele: “defensor de los que lloran por algo”. Se localiza en Belebú y Ruiché.
  244.    Buleché. A partir del verbo o bula (defender) y del sustantivo determinado ë tyé (el poblado, el país) obtenemos Bulëtyé (defensor del poblado o del país). Se localiza en Balachá.
  245.    Buliché. La diferencia con el anterior antropónimo está en el plural de ë tyé. Bulityé se traducirá por “defensor de los poblados o países”. Se localiza en Bilelipa.
  246.    Buna. Se refiere a una flecha o a una bala. En este último caso se escribirá böná. También puede significar “defensora o protectora” si tenemos en cuenta la neutralización que a veces se produce entre /n/ y /l/. Se localiza en Bilelipa y Batete.
  247.    Bunuku. Es otra ortografía de Bonoko: “médula del árbol”. Se localiza en Sampaka (Biloora).
  248.    Bupabote. Este término se forma a partir de buppá (ruido, jaleo) y bötè (grande). Se traducirá “mucho jaleo” y debería escribirse Bupábötè. Se localiza en Bariobé.
  249.    Bureleke. Tenemos aquí el verbo o burá (agujerear) y eleke (canalón). Se referirá a la persona que preparaba los canalones en las antiguas casas o chozas bubis. Debe escribirse Bulèleke. Se localiza en Riaba.
  250.    Caefa. Se trata, al parecer, de un préstamo antroponímico. De todos modos, Caefa presenta elementos propios de la lengua bubi: ká e fá (es el que se va). El morfema ka se traduce aquí por el presentativo “es” y e fá es la forma conjugada del verbo o fá (ir, partir). Se localiza en Moka.
  251.    Caekó. Parece haberse formado a partir de ekoikoí (resfriado). Probablemente fuera escrito así por el registrador colonial. También puede ser Káíkö (es el hogar de los loros). Se localiza en Batoicopo.
  252.    Calaki. Se forma a partir del verbo o kala (llevar sobre la cabeza). Unido al término pidgin kí (llave) nos da el significado de Kalakí (persona que lleva llaves sobre la cabeza). Se localiza en Rebola.
  253.    Camó. Se trata de un préstamo antroponímico cuyo significado aproximado en bubi podría ser “persona siniestra, reservada”. Debe escribirse Kámmò. Se localiza en Basupú.
  254.    Capote. Es un término cuyo primer usuario fue un negro procedente de Cuba. Se trata de una especie de gabán ceñido al cuerpo y con largos faldones usado por los soldados. Se localiza en Rebola.
  255.    Casía. Se trata de un arbusto de la India de unos cuatro metros de altura, con ramas espinosas, hojas compuestas y puntiagudas. Debe decirse Casia. Se localiza en Basakato S.F.
  256.    Chacha. Proviene de matyátya (aceite). Tyatyá significa brillo, reluciente. Se localiza en Ureka.
  257.    Chalé. Parece provenir del término bubi tyalá (hambre, chapa de zinc). En bubi encontramos también tyá lèe (así es). Se localiza en Baney, Bariobé, Basuala y Baresó (Baney).
  258.    Chapa. Significa “vaina”, “protección”. Es un antropónimo que hace alusión a la fruta del árbol de la suela llamado tyapabélá. Se refiere a las personas que tienden a autoprotegerse. Se localiza en Rebola y Baney.
  259.    Chaparo. Parece un antropónimo prestado de otra lengua. Debe escribirse Chaparro. Se trata de una persona rechoncha, o una mata de encina o roble de muchas ramas y poca altura. Se localiza en Ureka.
  260.    Chayó. Parece venir de Tyáló (canas). En principio fue un sobrenombre, como muchos de los antropónimos estudiados. Se localiza en Belebú.
  261.    Chebá. Significa “sueño”. Se refiere a una persona soñadora y muy imaginativa. Se localiza en Rebola, Bakake y Batoicopo.
  262.    Chebola. Se refiere a algo que limpia, quita las manchas negras, etc. Significa jabón o detergente. Debe escribirse Tyebóla. Se localiza en Moka.
  263.    Chechele. Hace referencia al pequeño molusco univalvo que se agarra a las rocas. Es comestible y gusta mucho a los niños. Debe escribirse Tyëtyélë. Se localiza en Batoicopo.
  264.    Cheké. Se refiere al gusano que se encuentran en la copa de la palmera. Suele ser de color blanco y muy apetitoso. En bubi debería escribirse Tyekè. Se localiza en Batoicopo.
  265.    Chemá. Debería escribirse Tyemá. Significa “actividad mental durante el sueño”, “sueño”. Se refiere a una persona soñadora e imaginativa. Se localiza en Batete.
  266.    Chené. Lo más probable es que proceda de tyenó o tyeló (agua de cascada). Debe escribirse Tyenè. Se localiza en Baney.
  267.    Chicampo. Este término se ha construido por la fusión entre los sustantivos Bötyika (lanza) y Bömpo (nariz). Tyikampo (que así debería escribirse) significa “nariz puntiaguda”. Se localiza en Baney.
  268.    Chipa. Se refiere al gato montés o jineta. Se atribuye a una persona ágil y rápida. Debe escribirse Tyippa. Se localiza en Batoicopo.
  269.    Chohu. Debería escribirse tyoru (oveja). Se localiza en Rebola.
  270.    Chomeka. Se refiere a la planta de la malanga cubana (bökökó). Debería escribirse bötyomèka. Se localiza en Basupú.
  271.    Choni. Se trata, probablemente, de una incorrecta transcripción de la palabra bubi yooni (hormigas menudas y rojas). Se localiza en Rebola.
  272.    Chonko. También se escribe Chonco. Parece ser un antropónimo prestado de una lengua del Camerún. Sin embargo, es probable que su usuario lo tomara como sobrenombre y que de ahí pasara a convertirse en apellido. Se localiza en Rebola.
  273.    Chopa. Si tenemos en cuenta la pronunciación bubi [työpa], este antropónimo significará “fajo de billetes”. Se localiza en Baney.
  274.    Chuahá. Es el diminutivo de böaká. Significa “báculos, almendrillos” y debe escribirse Tyua’á. Se localiza en Rebola.
  275.    Chubo. Parece venir de Etyubo (chaparrón). Se refiere a una persona que actúa muy deprisa. Debería escribirse Tyubo. También encontramos lötyúmo (bobería). Se localiza en Moeri.
  276.    Chuennama. Se constituye de dos términos: tyuen (vemos o vimos) y nama (animales, bestias, etc.). Debe escribirse Tyuennama. Se localiza en Balachá.
  277.    Chumo. En bubi encontramos la palabra Etyumo (chaparrón, una lluvia fuerte y de corta duración). Se trata de un término similar a Etyubo. Debería escribirse Tyumo. También encontramos lötyúmo (bobería). Su plural es tyúmo. Se localiza en Basakato del Oeste.
  278.    Churi. Se trata de algo que ha perdido fuerza o energía. También se refiere a una persona triste y melancólica. Se localiza en Bahó.
  279.    Combá. Se trata de un antropónimo poco evolucionado fonológicamente. En bubi debería escribirse kombá. Se trata del tiburón. Se localiza en Batete.
  280.    Compe. Debería escribirse Kömbé. En este caso significaría “gavilán” o “halcón”. También se utiliza para referirse a alguien que obra con mucha rapidez al actuar. Se localiza en Baney.
  281.    Copá. El pez tiburón ofrece dos términos según la zona o localidad de la Isla de Bioko. Si antes vimos kombá, ahora encontramos kopá para decir lo mismo. Se localiza en Baney y Batoicopo.
  282.    Copachito. En este antropónimo encontramos el antropónimo anterior kopá, al que se une el morfema de negación tyi más el verbo o íto. Kopá tyí íto (Kopátyíto) significará, pues, “el tiburón no se alcanza”. Se localiza en Sampaka (Biloora).
  283.    Copariate. Esta palabra se forma por la fusión de Kopá ë riatte (el tiburón de las rocas). Se localiza en Baney.
  284.    Cope. Se trata del gavilán, del halcón o del buitre. En este caso debería escribirse Köpé. Se localiza en
  285.    Copoború. Se forma mediante la unión de kopá ö búúrú (el tiburón del que se habla). Debe escribirse Kopöburú. Se localiza en Rebola.
  286.    Cota. Parece provenir del verbo o kóta (amontonar). Debe escribirse Kóta. Se localiza en Belebú.
  287.    Cote. Este término nos ofrece tres significados. Escrito Kótë se traducirá por “chaqueta” y será del pidgin-english cot. Escrito Kötè hará referencia a algo grande (concuerda con nombres de las clases 9 y 10). Escrito Kottë (plural de riottë) se referirá a las redes de pesca, a la atarraya. Se localiza en Basakato S.F.
  288.    Cupa. Debería escribirse Kupá y significa “persona sabia e inteligente”. Se localiza en Batoicopo.
  289.    Cupe. Es otra de las formas en que el registrador colonial escribió el término bubi Köpé (gavilán, halcón). Se localiza en Baney y Baresó (Baney).
  290.    Dekenó. El fonema inicial de este nombre es /r/. Debe escribirse Rikeeno. Viene del verbo o kèèná (aplastar con la uña). Se localiza en Baney.
  291.    Diboka. El término bubi es sibökaböká (una persona bastante retraída y poco diligente). Se localiza en Batoicopo.
  292.    Dick. Parece una deformación del término bubi rikki (cerco), y seguramente haya sido escrito así por el registrador colonial. Se localiza en Batete.
  293.    Dikuasa. Se trata del antropónimo bubi Rikuese. En 1827, un tal Rikuese gobernaba la desaparecida aldea Möté’é, ubicada en la actual ciudad de Malabo. Rikuese ( o Rikuasa) significa “persona que endereza algo ya torcido”. Se localiza en Baloeri.
  294.    Dioko. Teniendo en cuenta que muchas veces el sonido [r] parece pronunciarse como una oclusiva dental sonora [d], podemos conjeturar que dioko es rioko [riökö] “alegría” en bubi. Se localiza en Rebola.
  295.    Dioso. Como en el caso anterior, esta palabra es, probablemente, riosso “lugar para la libación, plaza”. Se localiza en Baloeri.
  296.    Diote. Se refiere a Rioté (red de pesca). Se localiza en Batoicopo.
  297.    Dito. Se refiere al lugar donde se plantan los ñames (tö). A veces el fonema /r/ es percibido como /d/. Debe escribirse Ditö. Este antropónimo está localizado en Rebola.
  298.    Diula. En bubi se dice riúla (enjambre de hormigas rojas, hormiguero). Persona problemática. También significa “hacha”. Se localiza en Sampaka (Biloora).
  299.    Djombe. Se refiere al hacha grande, pronunciado a veces como tyópë. Este antropónimo está localizado en Batete.
  300.    Djoni. Es un préstamo antroponímico probablemente de la palabra pidgin joní (del inglés Johnny). También puede tener relación con las hormigas menudas y rojas llamadas yooni en bubi. Se localiza en Basuala.
  301.    Dola. Se trata de la planta urophylum rubens cuyas hojas se machacan para luego mezclar dicha masa con aceite de palma y cenizas. Con esta masa se suelen untar el cuerpo las doncellas. Se localiza en Riaba.
  302.    Dyébola. Ver el antropónimo Chebola. Se refiere a algo que limpia y quita las manchas. Jabón, detergente. Se localiza en Ehoko (Riaba) y Moka.
  303.    Dyepe. Es probable que se refiera a yaapë (las fibras secas que quedan tras moler los dátiles y haber separado las nueces). Persona necesaria. Se localiza en
  304.    Ebako. Debe escribirse ebákö y significa “firmamento, cielo”. Se localiza en Basakato del Oeste.
  305.    Ebepé. Es un antropónimo que puede traducirse en castellano por “berenjena”. Debe escribirse Ebepè. Se localiza en Basakato S.F.
  306.    Ebiaka. Se refiere a böaká (semilla, nuez). Este antropónimo lleva su aumento ë– que le da un valor determinado. Debe escribirse Ëbiaká. Se localiza en Belebú.
  307.    Ebinaeri. Se forma a partir del verbo o bina (aplastar, triturar). Ebinaeri se referirá a algo que aplasta o tritura. Se localiza en Baresó (Baney).
  308.    Ebiole. Está compuesto por el aumento ë– más el nombre biolé. Significa “las cosas, los objetos” y debe escribirse Ëbiolé. Se localiza en Batete y Riaba.
  309.    Ebiri. Parece provenir de ebërí (huerto, finca para el cultivo de productos como malanga, legumbres, etc.). Se localiza en Batoicopo.
  310.    Eboiché. Se refiere a aquella persona traída del pueblo (del verbo o bó’a y del sustantivo i tyé). También puede traducirse por “que está del lado de los países” (ëbò i tyé). Debe escribirse Ebóityé. Se localiza en Batete y Basakato del Oeste.
  311.    Eboro. Debería escribirse Ebörò. Significa “algo dulce”. Se refiere a la fresa. Se localiza en Belebú.
  312.    Ebuale. Se trata de una persona que está enojada, enfadada, irritada. Sus usuarios dicen que proviene de Ewal. Ver también Buale. Se localiza en Rebola y Baney.
  313.    Ebuera. Se trata del segundo nombre del Rey Bubi que gobernó desde 1899 hasta 1904. Sás-Ebuera (escrito en bubi Ësáasi Eweera) significa “persona que impone respeto y destaca, sobresale o brilla”. Se localiza en Belebú, Moeri y Basupú.
  314.    Ebuha. Como en muchas ocasiones, la presencia de la ache se explica por la pérdida del fonema /k/. Ebu’á significa “apetito”, “ganas de comer”. Se localiza en Bariobé.
  315.    Ebula. De ebóla (abanico, fuelle). También puede referirse a algo perforante (del verbo o búla: perforar). Se localiza en Batoicopo.
  316.    Ebulabaté. Se forma a partir del anterior antropónimo ebóla o ebula (barrena) y de baté (árboles). Ebulabaté significará “barrenado de árboles”. Se localiza en Rebola.
  317.    Eburi. Puede significar “ardiente, calor”. También parece provenir del verbo o bula (defender, proteger). Eburí significará, en este último caso, defensa, protección. Se localiza en Moka.
  318.    Echikó. Se refiere a un medio tronco del que ya no brotará ningún retoño. Se localiza en Batoicopo.
  319.    Echuaka. Se forma a partir de etyuè (cabeza) y á ka (de cangrejos). Se escribe Etyuáka y significa cabeza de cangrejos. Se localiza en Bakake, Basakato S.F. y Bahó.
  320.    Echuba. En castellano se puede traducir por “alcoba, habitación, dormitorio, etc.”. Se escribe Etyuubá. Se localiza en
  321.    Echube. Es el fruto del árbol bötyube (ciruelo). Se escribe Etyube. Se localiza en Belebú.
  322.    Echué. Es el singular de bityuè (cabezas). Se refiere al jefe, a la persona más sobresaliente. Debe escribirse Etyuè. Se localiza en Ruiché.
  323.    Echula. Debe escribirse Etyula. Este nombre, aplicado específicamente a las personas, debe relacionarse con la expresión siguiente: etyula ë béóólë que significa “la isla de la alegría”. Etyula puede entonces traducirse por Isla (Etyula) o Alegría (Bëölë). Se localiza en Bakake y Bariobé.
  324.    Echupo. Se refiere al ruido producido por las olas cuando golpean las rocas. También significa “muleta”. Debe escribirse Etyupo. Está localizado en Bakake.
  325.    Eguesa. Parece tener relación con un tipo de malanga que no es comestible. Se localiza en Batete.
  326.    Ehapo. Es otra forma de escribir el antropónimo apo. Significa “asa”. En bubi debe escribirse eapo. Se localiza en Basakato S.F.
  327.    Ehate. Se trata de un lugar donde hay paredes de roca. Es la pedriza castellana. Debe escribirse Eate. Se localiza en Batoicopo.
  328.    Ehó. Debe escribirse eó (singular de bió o biölö). Significa monte, montaña. Se localiza en Bososo.
  329.    Ehopí. Del verbo o opa (atragantarse, engancharse). Eopí se refiere al hecho de atragantarse, engancharse. Puede traducirse por impedimento. Se localiza en Batoicopo y Basakato S.F.
  330.    Ehoso. Se trata de eösó (nalga, culo, genital femenino). Se localiza en Batoicopo.
  331.    Ehoto. Debería escribirse Eötö. Significa “himen”, “virginidad”. Se localiza en Batoicopo.
  332.    Ejala. Parece haberse construido a partir del verbo o hála (parecerse, asemejarse). En este caso, Ehála significa foto, imagen. Puede también ser ehalè (arenque) o ehala (ruina, destrucción). Se localiza en
  333.    Ejapa. Parece provenir de böhapa (árbol pequeño de madera muy blanca y dura [trema guineensis]). Puede traducirse por “dureza”. Se localiza en Basakato S.F.
  334.    Ejeleri. Se forma a partir del verbo o hëlèrëa (suplicar, pedir). Este antropónimo significa “súplica, petición”. Se escribe Ehëlèri. Se localiza en Belebú.
  335.    Ejome. Viene del verbo o hòma (tranquilizarse). Ehòme significará “tranquilizante, calmante”. Se refiere a aquella persona que tranquiliza. Se localiza en Belebú.
  336.    Ekane. Es un antropónimo frástico que significa “mírame”. Debe escribirse Ekánèe. Se localiza en
  337.    Ekobo. Se refiere a la moneda que utilizaban los colonizadores en los intercambios comerciales con los Bubis. El término Ekobo hace referencia a alguien afortunado. Se localiza en Rebola.
  338.    Ekoki. Se refiere a la gaviota grande o a la cigüeña. En bubi debería escribirse Ekòki. Se localiza en Bariobé.
  339.    Elakó. Es el singular de bilakò (trabajos, faenas, tareas). Debe escribirse Elakò. Se localiza en Basupú, Belebú, Baloeri y Ruiché.
  340.    Elala. Se trata del fuelle con el que se avivaba el fuego. Este antropónimo se localiza en Bariobé.
  341.    Elebó. Se refiere a la campana de madera o a cualquier otra campana. Su plural es bilëbó. Debe escribirse Elëbó. Se localiza en Baney.
  342.    Elobé. Se trata de un semillero o de un lugar donde se han plantado algunos productos que luego serán trasplantados en otro lugar. En bubi debe escribirse Elobe. Se localiza en Belebú y Ruiché.
  343.    Elobo. Es la comida que cada hombre lleva el día del böalöri o löátóra (ceremonia que se hace al tercer día después de la muerte de alguien). Se localiza en Bariobé.
  344.    Elori. Se escribe Elorí. Se trata de un pájaro grande o de un pollo. Su plural es bilorí. Se localiza en Rebola.
  345.    Eloso. Este antropónimo se ha formado a partir del verbo o osa (ofrecer algún presente a un sacerdote antes del inicio de un ritual). El sustantivo es loso (ofrenda, presente), o también eloso. Se localiza en Rebola.
  346.    Enaku. En bubi tenemos la planta denominada lönaku. Se trata de la hierba mora. Enaku es esta misma planta pero de mayor tamaño. Sus hojas son comestibles pero de sabor un poco amargo. Se localiza en Basakato S.F.
  347.    Epá. Es la pulsera de tres o más hileras hecha a base de las sartas de tyíbo. Se localiza en Baloeri.
  348.    Epam. Se trata probablemente de ebam (la mañana, la aurora, el alba). Al tener los fonemas /p/ y /b/ el mismo punto y modo de articulación (oclusiva y bilabial), es probable que el registrador colonial haya confundido /b/ con /p/. Se localiza en Rebola.
  349.    Eparalele. Parece formarse a partir del verbo o paará (hacer llegar) y lèlè (bien, bueno). Este antropónimo se refiere a alguien que hace llegar algo a buen término, o más bien algo que nos permite llegar a buen fin. Pero también puede ser de epara (banasta o cesto grande formado de mimbre). En bubi debería escribirse Eparalèlè. Está localizado en Ureka.
  350.    Epata. Significa “huerto, finca”. Debe escribirse Epáta. Se localiza en Basakato S.F.
  351.    Epete. Su singular es öpëttë (cuerda, liana). También se refiere a tentáculos. Debe escribirse Ëpëtë. Está localizado en Bariobé.
  352.    Eribó. También aparece escrito como Eribo. Se refiere a la sociedad de los espíritus de forma amplia. Está localizado en Bariobé.
  353.    Eribola. Se trata del cadáver de un animal en estado de putrefacción. También se refiere a algo indeseable. Se escribe Eríbola. Está localizado en Batoicopo.
  354. Erika. Debe escribirse Erëká (también escrito ebëká). Se trata de la paloma. Este antropónimo se localiza en Baney.
  355. Erilo. Está directamente relacionado con börilo. Significa “ademán, gesto, movimiento”. Pero si tenemos en cuenta el verbo o ríla (atar, retorcer, matar, etc.), Erílo significa “nudo”. Está localizado en Baresó (Baney).
  356.    Erimo. Como en el caso de Eribó, este antropónimo presenta el prefijo de Clase 7 E– y el tema sustantival –rimo. Se refiere a la sociedad de los espíritus. También puede aparecer escrito como Erimó. Está localizado en Bososo, Batete y Riaba.
  357.    Erímola. Se refiere al cadáver de un animal en estado de putrefacción. También se refiere a algo indeseable. Está localizado en Batete y Moka.
  358.    Esabá. Probablemente sea esapá (conflicto, contienda, lucha). Está localizado en Belebú.
  359.    Esape. Debería escribirse esapí. Significa “almacén de ñames”. Está localizado en Batoicopo.
  360.    Esapo. Se refiere al asa. Puede también relacionarse con el verbo o sapa (morder, cortar en lonchas). En este caso podrá traducirse por “mordedura”, “loncha”, etc. Está localizado en Baloeri y Batoicopo.
  361.    Esara. Es un antropónimo que se ha formado a partir del verbo o sára (dar miedo). Esára es algo o alguien que da miedo. Está localizado en Belebú.
  362.    Esele. Se trata de la ardilla pequeña y de carne amarga. En bubi debe escribirse Esélé. Está localizado en Basakato S.F.
  363.    Eselo. Es el cebo que utilizan las mujeres cuando van a la playa a pescar anguilas. Se escribe Esëlo. Está localizado en Baresó (Baney).
  364.    Esene. Se trata de la ardilla pequeña y de carne amarga. Debe escribirse Eséné. Está localizado en Batoicopo.
  365.    Esiba. Se refiere a una trenza grande y larga. Si tenemos en cuenta el verbo o sibá (mirar mal), Esibá podrá traducirse también por “obstrucción”, “cierre” “mala mirada”. Está localizado en Batoicopo.
  366.    Esobá. Este antropónimo ofrece dos formas y dos significados. En primer lugar, Isöbá. Aquí se trata del tubérculo no comestible del ñamal de las tres hojas conocido como itò’a o “patata aérea”. En segundo lugar, Isobáa (carbón). Está localizado en Bososo.
  367.    Esoki. Proviene del verbo o söka (imponer una medalla, una condecoración, etc.). Esökí podrá traducirse por “medalla”, “condecoración”, etc. Está localizado en
  368.    Esola. Del verbo o sola (probar, degustar). Se refiere a algo para degustar, probar. Está localizado en Moeri.
  369.    Esopí. Se trata de la gota de agua o de cualquier otro líquido. Desde un punto de vista sociocultural, los Bubis llaman Esopí a la persona que siempre está borracha. También significa “beso”. Está localizado en Basakato S.F.
  370.    Esora. Se escribe esórá (zancada, paso, brinco). Su plural es bësórá. Se refiere a una persona que camina muy deprisa. Está localizado en Basakato S.F.
  371.    Esuba. Se refiere a la estación lluviosa. Es también el nombre que se da al mes de mayo. Es una palabra que viene del verbo o subá (mojar, empapar). Está localizado en Batete.
  372.    Etabinaeri. Se trata de un antropónimo frástico formado por los términos siguientes: ë-(morfema sujeto)-tá– (morfema de negación)-binaèrí (verbo o binaela: pisar). Debe escribirse Ëtábinaèrí y traducirse por “algo o alguien que no pisó”. Está localizado en Baresó.
  373.    Etaji. Parece un préstamo antroponímico debido a la dificultad que hemos tenido en encontrar su significado. Sin embargo, creemos que puede tener relación con lötátyi (el gancho metálico con el que se cortaba la piña del cacao situado en lo alto del cacaotero). En bubi debe escribirse Etádyi. Está localizado en Batete.
  374.    Eteba. El tema sustantival –tébá tiene que ver con corazón, pero sólo cuando lleve los prefijos de clase e-, bi-, bö-, mö-, bë-, më-, etc. El presente antropónimo Etébá significa “coraje, valentía”. Está localizado en Bariobé y Bososo.
  375.    Eteo. A veces lo encontramos pronunciado [eté’ö], pero se refiere a la calabaza (te’o). Lleva un prefijo de clase e-. Está localizado en Rebola y Batoicopo.
  376.    Etobori. Viene del verbo o tòbóla (escoger, elegir). Etòbóri significa “algo o alguien que ha sido elegido o escogido”. Está localizado en Batete y Moka.
  377.    Etoha. Es probable que sea etökka (cuenta) y que debido a la pérdida del fonema intervocálico /k/ se haya convertido en Etö’a. También puede ser Itò’a (el tubérculo comestible que crece en las enredaderas de la planta del ñame: patata aérea). Está localizado en Bososo.
  378.    Etopa. Se refiere a etópátópá (niebla, neblina, bruma). Etópá puede traducirse por nubarrón o neblina. También tiene relación con el árbol etope (ricinodendron africanum) o ricino del país. Está localizado en Sampaka (Biloora).
  379.    Euka. Del verbo o uká (mover con fuerza, zarandear). Puede traducirse por tormenta, viento fuerte. Si tenemos en cuenta el verbo o öka (reunir), el término será Eöka (reunión). Está localizado en Sampaka (Biloora) y Basupú.
  380.    Eusó. Su plural es biusò (lugares, sitios). Debe escribirse Eusò. Está localizado en
  381.    Falen. Se trata de un préstamo antroponímico sin aparente equivalencia en lengua bubi, aunque puede traducirse por “acompañante” (a partir del verbo o fála: acompañar, ir con). Está localizado en Basupú.
  382.    Findo. Se trata de una adopción antroponímica. Puede traducirse por “silbato” debido a la forma fíndö que ha pasado a ser pítö. Está localizado en Baloeri.
  383.    Fosó. Se trata de un término que se forma a partir del verbo o fá (ir, acudir) y del adverbio osò (enfrente, delante). Debería escribirse fáosò, pero por asimilación vocálica (á+o=ó), se ha convertido en Fösó (persona que mira el futuro). Está localizado en Moeri.
  384.    Gabú. Se trata de un préstamo antroponímico cuyo significado en bubi puede relacionarse con el término riwú (muerte, defunción). En este caso, Gabú puede traducirse por final, término. Está localizado en Ruiché.
  385.    Ganet. Se trata de una adopción antroponímica. El antropónimo originario de todos los que se apellidan Ganet es Kalò (rodete que se pone sobre la cabeza para llevar alguna carga). Está localizado en Bariobé.
  386.    Gobbe. Significa “gavilán, halcón, buitre”. Debe escribirse Göbbé. Está localizado en Belebú, Moka y Ureka.
  387.    Gobe. Significa también “gavilán, halcón, buitre”. Probablemente lo escribiera así el registrador colonial. Está localizado en Belebú y Ureka.
  388.    Góbena. Es un caso típico de deformación antroponímica. Parece provenir del pidgin-english gòvna. En bubi debería escribirse Gòbina (gobernador, autoridad). Está localizado en Bososo y Batete.
  389.    Gori. Debe escribirse Górí. Significa “rico, noble”. Escrito Gorí serán los bejucos (singular lögorí). Está localizado en Batete.
  390.    Ichaka. Es el plural de etyaka (copa de coco). Debe escribirse Ityaka. Está localizado en Baney.
  391.    Ichaikoto. Se trata de un antropónimo compuesto por el verbo o ityá (alcanzar, encontrar) y el nombre plural i kötó (un tipo de peces negros). Ityáikötó se refiere a aquella persona que descubre dichos peces. Se localiza en Batoicopo.
  392.    Ichakaito. En el ñamal, para que ciertos animales no coman los ñames o los batòa (tubérculo que crece en las enredaderas de la planta), existía el Ityakaitö (especie de sonajero que servía para ahuyentar a dichos animales). Está localizado en Batoicopo.
  393.    Ikaka. Se refiere al cangrejo negrusco pequeño y amargo que no comen los Bubis. Debe escribirse Ikáka. Está localizado en Baloeri.
  394.    Ilepa. Viene del verbo o lepa (esconder, guardar). Se refiere al hecho de esconder, ocultar o guardar algo. Significa almacén, escondite, refugio, asilo, etc. Está localizado en Baney.
  395.  Ilolo. Este antropónimo presenta dos significados. Escrito Elöló significará “corteza, piel de una fruta”. Escrito elöölo significa “rebaño” o lugar donde comen las cabras atadas. Está localizado en Baloeri.
  396.    Isaké. Su plural es basaké (machetes). Aplicado a las personas se referirá a alguien muy trabajador. Está localizado en Basupú.
  397.    Itoha. Debería escribirse Itò’a. Se refiere a la patata aérea de la planta del ñame. Está localizado en Basupú.
  398.    Itogi. Debe escribirse Itòhí. Se trata del astro Sol. Su plural es batòhí. Está localizado en Baney.
  399.    Jama. Se trata del adverbio de lugar o del martillo (del pidgin-english háma). Debería escribirse Hama (lugar, sitio), indicando así su condición de préstamo antroponímico. Está localizado en
  400.    Jeto. Del verbo o hëttá (pasar). Debe escribirse Héto (pasaje, entrada, etc.). Está localizado en Baney.
  401.    Jora. Del verbo o hóra (regresar, volver). Escrito Hóra significará regreso, vuelta o llegada. Y escrito Hòra significará vómito. Está localizado en Batoicopo y Moeri.
  402.    Kabba. Se trata del vestido largo y amplio que se ponen las mujeres durante las fiestas. También los utilizan las mujeres embarazadas. Está localizado en Batete.
  403.    Kabo. Se trata de un préstamo antroponímico del español Cabo. Debe escribirse Kábö. También puede significar “reparto” (del verbo o kaba: repartir). Está localizado en Basakato S.F.
  404.    Kake. En bubi se refiere a algo salado, agrio o amargo. Debe escribirse Káké. Está localizado en Ruiché.
  405.    Kaló. Es un antropónimo de la Clase 9 (con prefijo elidido). En bubi significa rodete (algo que se pone sobre la cabeza para soportar mejor el peso de una carga). Debe escribirse Kalò. Está localizado en Bariobé.
  406.    Keheló. Debe escribirse Këelò y puede traducirse por “probador”. Está localizado en Batoicopo y Bahó.
  407.    Kenero. Por asimilación progresiva, el fonema /a/ de la inicial sílaba ka- se transformó en /e/. Kanerò se refiere a alguien de quien se sabe algo. Se localiza en Rebola.
  408.    Kinson. Del bubi kisó (faisán grande). Pertenece a la Clase 9 (sin prefijo). Se localiza en Bakake.
  409.    Kobo. Se refiere a Kóbó (buey, toro). También se refiere a Köbó (energía negativa que posee una persona tras estar en un lugar maldito). Se localiza en
  410.    Koka. Del verbo o köká (sumar, añadir, amontonar). Koka es el plural de Loka (clan, linaje). Se localiza en Baney.
  411.    Konde. Debe escribirse Kónde. Significa algo grande (animal u objeto de las clases 9 y 10). Se localiza en Baloeri.
  412.    Kono. Es un adjetivo que significa “pequeño”. Debe escribese Kòno. Se localiza en Batoicopo.
  413.    Kota. Se trata de una exclamación cuyo significado aproximado en castellano es “¡vaya!”. Se localiza en Belebú.
  414.    Kukú. Proviene de ekukuu (trueno). Se atribuye a aquellas personas muy dadas a emitir exclamaciones. Este término ha perdido su prefijo de clase e-. Se localiza en Baney.
  415.    Kula. Se refiere a una especie de botijo o cántaro. En bubi debería escribirse Kulá. Se localiza en Baney.
  416.    Kupa. Debe escribirse Kupá. Significa sabio, inteligente. Se localiza en Batoicopo.
  417. Laesá. Se trata de un término que proviene del verbo o láka (fallecer, morir, perderse). Laesá ha perdido el fonema /k/ intervocálico. Se refiere a alguien que tiene tendencia a desaparecer o a perderse. Está localizado en Bahó.
  418.    Laka. Es el plural de lölaka (halcón, águila). Pertenece a la Clase 10. Fue el nombre que los braceros dieron al actual poblado de Baney en la Isla de Bioko, por la existencia de muchos halcones en la zona de la playa. Está localizado en Basuala.
  419.    Lajai. También aparece escrito Lajay. Significa “algo que va a ser” (del bubi lá há’e). Está localizado en Batete.
  420.    Lamina. Debería escribirse Laminna. Está formado por la conjunción la y el plural minna (prohibiciones). Está localizado en Moeri.
  421.    Langa. Se trata del plural de lölanga (halcón, águila). Su plural langa pertenece a la Clase 10 (con prefijo elidido). Está localizado en Baloeri.
  422.    Lásakero. Significa “buen recibimiento”. Debe escribirse Lásákero (del verbo o sáka: recibir bien, alabar). Está localizado en Ehoko (Riaba).
  423.    Lasuero. Proviene del verbo o suera (divulgar). Lásuero se refiere a algo divulgado. Está localizado Riaba y Moka.
  424.    Lataño. Se forma a partir del verbo o anya (saber). Látáanyò significa “no se sabe”. Está localizado en Moeri.
  425.    Lehri. Se trata de algo visto. No se justifica la grafía h. Debe escribirse Lerí. Está localizado en Baresó (Baney).
  426.    Lele. Se traduce por “algo bueno, perfecto, que está bien”. En bubi debería escribirse Lèlè. Está localizado en Baney y Balachá.
  427.    Lobbe. Se forma a partir del verbo o oba (pagar). Löobbe puede traducirse en castellano por “pagaré”. Está localizado en Belebú y Ruiché.
  428.    Lobede. El tema sustantival –béndé tiene que ver con un contenedor. Partiendo de ello, Löbédé es la tiara que contiene un cayuco como símbolo del poder de una asociación o grupo. Llevan este antropónimo aquellas personas que normalmente presiden el pueblo. Está localizado en Batete, Ruiché y Bakake.
  429.    Loberi. Debería escribirse Löbërí (canción). Está localizado en Baney.
  430.    Lobete. Proviene de öbëttë (árbol parasol, palomero). Por extensión, este antropónimo Löbëtë significará árbol paraguas o parasol[musanga smithii]. Está localizado en Bariobé, Bakake y Bahó.
  431.    Lobeto. Se trata de una gran ceremonia durante la cuál se levantan las prohibiciones que pesan sobre una familia, un pueblo, etc. Debe escribirse Löbëtò. Se localiza en Batoicopo.
  432.    Loca. También puede escribirse como Looka. Se refiere a tribu o grupo familiar. Está localizado en Baresó (Baney) y Basuala.
  433. Loeri. Su traducción equivalente en castellano es “grito”. Debe escribirse Löëri o Luëri. Está localizado en Baney y Batete.
  434.    Loeto. Se construye a partir del verbo o eta (caminar). Se puede traducir por “caminata”, “trayecto”. Se escribe Löeto. Se localiza en Basakato S.F., Baloeri y Sampaka (Biloora).
  435.    Lohachá. Se escribe Löatyá (también löétyá). Se refiere a una tela, una prenda. Se localiza en Moeri.
  436.    Lohoba. Debe escribirse Lö’öbá (cuchillo). También puede traducirse por “lugar donde se paga”, “hacienda” (a partir del verbo o oba (pagar). Se localiza en Sampaka (Biloora).
  437.    Loholeri. A partir del verbo o ölèla (matar para alguien, prepararse para realizar alguna faena) se ha construido el antropónimo Löölèri. Se localiza en Riaba y Moka.
  438.    Lohopa. Se refiere al aro con el que se trepa a la palmera datilera. Se escribe Löpáa. Persona ágil. Se localiza en Batoicopo.
  439.    Lohoso. Se escribe Löosso o Losso. Se refiere a la ofrenda que se da al sacerdote antes de iniciar la celebración de los ritos o de invocar al bötéribo. Se localiza en Rebola.
  440.    Lojua. Es el aumentativo de húa (ejército, masa, multitud). Debe escribirse Löhúa. Se localiza en Belebú.
  441.    Loká. Escrito Löká significa cangrejo. Su plural es ká (de la Clase 10, sin prefijo). Se localiza en Baresó (Baney) y Basuala.
  442.    Lola. Significa “lluvia” y se escribe Lólá. Su plural es kólá (de la Clase 10, sin prefijo). Se localiza en Rebola.
  443.    Loleri. Debe escribirse Lölèri (preparación previa). Se localiza en Balachá.
  444.    Lolo. Se refiere a la planta trepadora o enredadora del ñame. Debe escribirse Lölö. Se localiza en
  445.    Lopa. Se refiere al arco con el que se trepa a la palmera datilera. Se escribe Löpáa. Persona ágil. Se localiza en Batoicopo.
  446.    Lopato. Se refiere a la barraca, a la cabaña. A partir del verbo o apata (rasgar) obtenemos Löapato pero por asimilación vocálica (ö+a=ö) se ha convertido en Löpato. Se refiere al rasguño. Se localiza en Bariobé.
  447.    Lopeló. Se traduce por “burla”, “agravio”, “injuria” (en este caso se escribirá Löpèlo), o por cerradura, cerrojo (en este caso se escribirá Löpëlo). Se localiza en Bososo y Batoicopo.
  448.    Lopeo. Se forma a partir de pe’o (alusión). Löpe’o se referirá a la alusión que se hace de alguien. Se localiza en Basakato S.F.
  449.    Lopete. Se refiere a un árbol de una madera muy dura y resistente. También significa “lugar donde abundan las lianas”, pudiendo traducirse por una liana gruesa y larga. Se localiza en Baresó (Baney).
  450.    Lopoha. Proviene de pö’a (monos). Se trata del lugar donde abundan o habitan los monos. Se escribe Löpö’a. Se localiza en Bakake.
  451.    Lorá. Se construye a partir del verbo o rá (comer, alimentarse). Significa “alimento”, “comida”. Debería escribirse Lörá. Se localiza en Bariobé.
  452.    Loribo. El prefijo de Clase 11 Lö-, unido al tema sustantival –ribo (hace referencia a la sociedad de los espíritus), forma la palabra Löribo (lugar donde viven estos espíritus). Se localiza en Baney.
  453. Losebá. Del verbo o sëba (quejarse). Lösëbá se traducirá por “quejido” en castellano. Escrito Lösiba significará “cabello” o “trenza”. Se localiza en Batoicopo.
  454.    Loso. Ver más arriba Lohoso. Debe escribirse Loso (las dos sílabas son átonas, de tono bajo). Se localiza en Baney.
  455.    Losocha. Es un antropónimo deverbal que se forma a partir de o sootya (bajar algo). Lösootya hace referencia a algo con el que se baja algo”. Puede traducirse por “bajada”, “descenso”, etc. Se localiza en Rebola y Bakake.
  456.    Losoha. A partir de los verbos o sò’a (hundir) y o söa (mentir) podemos determinar el significado aproximado de Lösöa o Lösò’á. Se localiza en Rebola.
  457.    Losúa. Se trata de un antropónimo basado en el verbo o sua (lavar). Puede traducirse por “lugar donde se lava algo”. Se escribe Lösua. Se localiza en Bakake.
  458.    Lotahado. Este antropónimo parece provenir de lötákado. Se refiere al lugar donde residían los matáki (los gobernantes). Lötáado se referirá entonces a la persona encargada de velar por dicho lugar. Se localiza en Batoicopo.
  459.    Lotapo. Del verbo o tápa (mostrar). Lötápo puede significar “muestra” o “cresta del gallo”. También significa “lazo” o “trampa”. En este caso se escribirá Lötápò. Se localiza en Batoicopo.
  460.    Lovari. También se escribe Löbari. Se traduce por “aurora”, “alba”, etc. Se localiza en Balachá.
  461.    Lubá. Se refiere al mimbre de la palma. Fue el antropónimo del jefe de San Carlos, que luchó contra los colonizadores. Murió en 1910. Se localiza en Batoicopo y Bocoricho.
  462.    Luha. Debe escribirse Lua (vestido). Su plural es Kua. Se localiza en Bahó.
  463.    Luhita. Debería escribirse Löita (lugar donde moran los jefes o baita. Se localiza en Batoicopo.
  464.    Maho. Del singular möaó (deuda). Se trata de una persona deudora. También significa “cañas”. Debe escribirse Maaó. Se localiza en Rebola, Bahó y Ureka.
  465.    Mahomo. Es un antropónimo plural que significa “pagos”, “tributos”. Debe escribirse Maomo. Se localiza en Batete.
  466.    Maichila. Se construye a partir de matyíla (veinte). Se localiza en Batete.
  467.    Maitó. La palabra bubi más próxima a este antropónimo es maëtyò. Significa “confusión”. Se localiza en Belebú.
  468.    Makate. Es el plural de lökate (murciélago). A parte de la forma Makate, también encontramos kate (clase 10). Se localiza en Basuala.
  469.    Makole. Se puede traducir por “braceros”, “criados”, “siervos”. Su singular es bökòlé o mökòlé. Debe escribirse Makòlé. Se localiza en Batete y Belebú.
  470.    Makuere. Su singular es bökërë o mökuërë. Se refiere al bubi que se quedó en tierras camerunesas de Limbe cuando los demás se fueron a la actual Isla de Bioko hace más de cuatro cinco mil años. Se localiza en Baney.
  471.    Malabo. Se trata de la fusión del morfema ma– y el verbo o lámba (cocinar). Malabo significa “personas que cocinan, cocineros”. Se localiza en Moka.
  472.    Maosaña. Debería escribirse mma’òsaanya. Significa “alabanza”, “congratulación”. Se localiza en Moka, Ehoko (Riaba) y Riaba.
  473.    Mapa. Significa “serpiente”, “culebra grande”. Se trata de una persona en apariencia inofensiva. Se localiza en Sampaka (Biloora).
  474.    Masala. Se refiere a las palmas. Su singular es lösala (palma). Se localiza en Batete.
  475.    Masó. El singular de este término es bösò (cara, rostro). Aplicado a las personas, hará referencia a alguien atrevido. Masò está localizado en Batete.
  476.    Mata. Debería escribirse matáa (espaldas o caderas). Se localiza en Baloeri y Basakato del Oeste.
  477.    Matariobo. Se trata de un antropónimo compuesto por el verbo o matta (poner fin) y el sustantivo riobo (conflicto). Se trata de alguien que rompe o pone fin a un conflicto o a una guerra. Según esta traducción debería escribirse Muaátari’obo. Se localiza en Batete.
  478.    May. También aparece escrito como Mahy. En lengua bubi May debe escribirse Maa’i (se refiere a las cosechas de los racimos de dátiles o raquis). Estas cosechas o Maa’i son las que permiten disfrutar de aceite de palma. Probablemente los poseedores de este antropónimo fueron en su día buenos productores del aceite de palma. Se localiza en Baloeri, Basakato S.F. y Basakato del Oeste.
  479.    Mayo. Se trata de una expresión de dolor. Debe escribirse Máiö. Se localiza en Rebola.
  480.    Mbá. Proviene del verbo o mbá (dar). La eme (m) debe llevar una tilde, porque es de tono alto. También significa dos. Se localiza en Batete.
  481.    Mbatusula. Antropónimo compuesto por el verbo o mbá (dar) y el nombre plural tösula (coscorrones, capones). Se trata de alguien que da capones a menudo. Debe escribirse Mbátösula. Se localiza en Batete y Belebú.
  482.    Mbebitá. Se trata de alguien que provoca la guerra o cualquier conflicto. Se forma a partir del verbo o mbá (golpear, dar) y del nombre bitá (guerra, conflicto). Se escribe Mbébitá. Se localiza en Belebú.
  483.    Mbemuala. Si o mbá significa dar y muala (möalá) significa grupo, legión, etc. Mbémuálá se referirá a alguien que da u ofrece algo al grupo. Se localiza en Batete.
  484.    Meacope. Debe escribirse Mëáköpé. Se refiere al canto del águila, halcón o buitre. Se localiza en Bahó.
  485.    Mebulo. En singular es ebólo o möbólo (gónada, vulva). Mëbólo se referirá a la abundancia de gónadas o vulvas. Se localiza en Moka y Ruiché.
  486.    Mecha. Debería escribirse Mëëtya (luz, burla, risa). Se trata de un deverbativo formado a partir de o meetya (burlarse de). Se localiza en Basakato S.F.
  487.    Meda. Su singular es möeda (prefijo de Clase mö– y verbo o eda: caminar). Möeda o mueda será el caminante, el hermano, la hermana. Se localiza en Belebú.
  488.    Meha. También se escribe Mea, aunque en bubi debería escribirse Mmëá (gran señor). Se localiza en Basakato S.F.
  489. Meile. Debería escribirse Më’ile (del verbo o ila: prohibir). En este caso se traducirá por prohibiciones. Se localiza en Batete.
  490.    Melalo. Su singular es mölalo (pócima, medicamento, amuleto, etc.). El plural Mëlalo se refiere a medicamentos, pócimas, etc. Se localiza en Ehoko (Riaba).
  491.    Mele. Escrito Meèle significará “agua” o “caldera”. Pero también puede referirse a “los otros” y en este caso debería escribirse Melé. Se localiza en Batete, Ruiché y Belebú.
  492. Meloko. Se refiere a la lunación, a la influencia de la luna en el comportamiento del individuo. Debería escribirse Mëloko. Se localiza en Belebú.
  493.    Mendo. Parece provenir del verbo o mènda (romper[la ene es de tono alto]). En este caso significará “ruptura”. Pero también tenemos mëendo (del verbo o enda: caminar). También se refiere al capullo de la hoja de la malanga (bëhNtö). Significa “caminatas, trayectos, itinerarios”. Se localiza en Batete.
  494.    Meñee. Se trata del término bubi Mënyè (dedos). Su singular es mönyè, de la Clase 3. Se localiza en Belebú.
  495.    Mesabo. Su singular es mösabo. Ver también esapo (mordedura). Se localiza en
  496.    Mesamí. Su singular es mösamí o mösabí. Significa “culebra verde”. Debe escribirse Mësamí (culebras verdes). Está localizado en Belebú y Ruiché.
  497.    Mesari. Es el plural de mösari (canción, estrofa, coraza o ruptura). Escrito mösári significará “persona que teme”, “algo que da miedo”. Vea también Besari o Esara. Se localiza en Belebú.
  498.    Messu. Se trata de los dedos del pie. Su singular es mösú. En bubi debería escribirse Mësú. Se localiza en Moeri.
  499.    Meta. De los verbos o mèta (comer) y o mmeta (coger, asir). En este segundo verbo el primer fonema /m/ es de tono alto. También puede ser el plural de möeta (caminante, hermano/a). Se localiza en Baney.
  500.    Mete. Se forma a partir del verbo o mëtá (consolar). Su forma correcta es Mmëtë. Se refiere a una persona que consuela, que apacigua. Se localiza en Baney.
  501.    Mëtémá. Es el plural de mötémá (corazón). Pertenece a la Clase 4. Ver también eteba. Se localiza en Baney.
  502.    Metete. Se trata del plural de mötètè (palmera datilera joven de menos de un metro y medio). Debe escribirse Mëtètè. Se localiza en Baney.
  503.    Mevabé. Su singular es möbabé (trozo, algo incompleto). En bubi debería escribirse Mëbabé. Se localiza en Belebú.
  504.    Mijero. Se trata de un antropónimo deberbal que proviene de o íhera (preguntar, indagar). Su singular es möíhero (pregunta,indagación). Miíhero significa preguntas e indagaciones. Se localiza en Batete.
  505.    Mike. Es un antropónimo adjetival que significa “muchos”. Debería escribirse Míkë. Se localiza en Balachá.
  506.    Misare. Probablemente sea Misari (ramas) o Mësari (rupturas, rompimientos). Este antropómino se localiza en Rebola.
  507.    Mobajale. Debería pronunciarse Moòbahaálë (pasó por un peligro). Se localiza en Ehoko (Riaba).
  508.    Mobale. Hace referencia a una persona que siempre corre riesgos. En bubi debería escribirse Mobáálë. Se localiza en Riaba.
  509.    Mobuagasi. Es otra forma de escribir Bobuakasi (persona fuerte y observadora). Se localiza en Belebú.
  510.    Moche. Escribo Mmotyë significará “asamblea”. El participante en dicho evento o reunión. También significa “camino”. Se localiza en Baney.
  511.    Mochi. Aparece en singular. Se refiere a generación, pandilla, grupo. Debe escribirse Mötyí. Se localiza en
  512.    Mochumu. Este antropónimo presenta dos ortografías en función de la pronunciación adoptada. En primer lugar, mötyömmò (diablo, persona-diablo) y, en segundo lugar, mötyumò (también escrito mötyubò). En este último caso significa “vara, cetro”. Está localizado en Riaba.
  513.    Modyuerímola. Se trata de un antropónimo compuesto por mödyö (una persona) y erímola (algo que no sirve, algo podrido). Mödyöerímola se referirá a alguien inútil. Se localiza en
  514.    Moete. Debe escribirse Möëtë. Se refiere a alguien que impone normas, reglas, etc. Se localiza en Belebú, Moeri y Ruiché.
  515.    Mohaba. Se trata de un deverbativo que proviene del verbo o aba (repartir, regalar). Mö’aba se traducirá por “repartidor”, “persona que regala”. Se localiza en Moeri.
  516.    Mohabá. Parece otra forma escrita por el registrador colonial. Se localiza en Moeri.
  517.    Mohachó. Escrito möatyó se referirá a la persona que se dedica a coger ostras en la playa. Se localiza en Belebú.
  518.    Mohomolo. Se trata de un antropónimo compuesto por moo (alma, energía, vida) y möló (antigua, del pasado). Se escribe Moomöló. Se localiza en Batete.
  519.    Mohoso. Debe pronunciarse y escribirse Möösó. Significa “fuego, relámpago”. Su plural es Mëösó. También significa “leño”. Se localiza en Batete y Baloeri.
  520.    Moiché. Lo hemos traducido por “el poseedor de los poblados o países”. La forma Mò’ityé hace referencia a un emperador, un rey. Se localiza en Batete, Belebú, Balachá.
  521.    Mojede. Escrito Möhëdë, se referirá a una norma, una ley. Pero si tenemos en cuenta la evolución de möëndé también diremos que significa “labio interior de la vagina”. Se localiza en Moka.
  522.    Mojole. Este antropónimo resulta de la unión entre el prefijo de Clase 1 Mö– y el verbo o hóla (querer, amar). Möhólè significa “persona querida y amada”. Se localiza en
  523.    Moka. Debería escribirse Mööka (camino, sendero, atajo). También puede escribirse Möókáta (del verbo o òkáta: persona que va delante) o Möoka (avión, vencejo). Se localiza en Bariobé, Belebú, Bakake y Moeri.
  524.    Mokara. Se refiere a una persona blanca extranjera. Es el mismo significado que Bökara. Se localiza en Moeri.
  525.    Mokeria. Antropónimo compuesto por el verbo o òka (tener, poseer) y en nombre eria (poblado, pueblo). Moòkéria se referirá al señor del poblado. Se localiza en Batete.
  526.    Molay. Aunque parezca un préstamo antroponímico, hemos de decir que se trata de moláë (niño, joven). Se localiza en Baresó (Baney).
  527.    Molo. Debe escribirse Mööló (agujero). También significa “persona mayor”. Se localiza en Baresó (Baney).
  528.    Molubela. Parece formarse a partir de möluba (avaricia). El verbo o mölubela presentará como significado “ser avaricioso”. Mölubela se refiere a una persona avariciosa. Se localiza en Batete.
  529.    Momesori. Aquí tenemos un antropónimo compuesto por mömè (varón, hombre, macho) y sori (del verbo o sola: beber, probar). Mömèsori se referirá a alguien que bebe, prueba, degusta. Se localiza en Ruiché.
  530.    Mometolo. Antropónimo compuesto por möóme (hombre, joven) y tòlo (sueño). Möómetòlo significará “persona propensa a conciliar el sueño”. Se localiza en Belebú.
  531.    Momó. Se trata de un antropónimo adjetival que significa “fuerte”. Concuerda con los nombres de la Clase 1. Se escribe Möömó. Se localiza en Bariobé y Moeri.
  532.    Momokobo. Si tenemos en cuenta el significado de möömó y el de kòbo (escudo, real), entonces Mömókòbo podrá traducirse por “persona fuerte como un escudo”. Se localiza en Bososo.
  533.    Momolú. Aquí podemos estar ante un caso de metátesis o intervensión o permutación de unidades fónicas contiguas o no. El presente antropónimo metatésico proviene de mölöló (antiguo, mayor, anciano). También puede ser mölölö (objeto brillante, oro, reliquia). Se localiza en Batete.
  534.    Moña. En bubi encontramos el término mönyá’ola (anciano, anciana, viejo o vieja). Mönyá es, seguramente, la forma abreviada de mönyá’ola. Está localizado en Belebú.
  535.    Moñai. Del verbo o nya’a (buscar, desear, amar). Mönyaí tiene los mismos significados de Bönaí. Se localiza en Moeri.
  536.    Mope. Debe escribirse Moòpé en bubi. Significa “agua”. Si aparece bajo la forma Möópe significará “apaleador, pegador”. Se localiza en Batete y Moeri.
  537.    Mosari. Podemos encontrar su significado en función de la analogía que mantiene con Bësari (persona que intimida). Pero también significa “coraza” o “baile mixto de hombres y mujeres”. Mösari está localizado en Riaba, Batete, Moka, etc.
  538.    Mosibé. Se trata de un término obtenido a partir de wásibé (del inglés west bay). Mösibé es la persona que vive en west bay o San Carlos (actual Lubá). Se localiza en Ruiché.
  539.    Mosochi. Se trata del rayo. Hace alusión a una persona rápida. Debe escribirse Mösotyi. Se localiza en Moka.
  540.    Mososó. Se trata de “noticia”, “información”. Su plural es mësosó. Debe escribirse Mösosó. También significa “malanga (tubérculo)” y “pezón”. Para ambos casos se escribirá Mösösó. Se localiza en Batete.
  541.    Mosupi. Se trata de un antropónimo frástico compuesto por mmò (espíritu) y o súppi (te ha elegido). Mmòosúppi significa “elegido por el espíritu”. Se localiza en
  542.    Mota. Debe decirse Mööta (del verbo o öta: trenzar). Se localiza en Sampaka (Biloora).
  543.    Motea. Del verbo o tè’a (calmar). Está en singular y en bubi debe escribirse Mötè’a. Significa “persona que calma”. Se localiza en Belebú.
  544.    Motede. Se trata de la columna vertebral. Debe escribirse y pronunciarse Mötédé. Su plural es mëtédé. Se localiza en Betete.
  545.    Motobe. Resulta de la fusión de mötö (persona) + mbi (ayer). Mötöbé se refiere a alguien de otro tiempo. En bubi la m de mbi debe llevar una tilde porque es de tono alto. Se localiza en Belebú.
  546.    Moula. Debe escribirse Möula. Se refiere a la colecta que hacen unas personas para conseguir un objetivo. Se localiza en Belebú.
  547.    Moule. Debe escribirse Möule. Como el término anterior, se refiere a la colecta, o al resultado de recolectar una cosecha. Se localiza en Belebú.
  548.    Mpá. Se trata de las pulseras hechas con sartas de tyíbö. Se localiza en Baney y Rebola.
  549.    Mpachí. Existe la forma öpatyí (cesta de mimbre). Mpatyí será el plural de öpatyí o ëpatyí. Se localiza en Belebú.
  550.    Mpele. Significa víbora o ladrón, persona deshonesta e impúdica. Debería escribirse Mpélë. Es un antropónimo localizado en
  551.    Mpesó. Se trata de un antropónimo que puede traducirse por “prostíbulo”. Debe escribirse Mpësó. Se localiza en Basuala.
  552.    Mpeyo. Se forma a partir del verbo o pá (regalar, dar algo a alguien). Mpéyo se traducirá por “me han regalado algo”. Se localiza en Rebola.
  553.    Mpote. Debe escribirse Mpöté. Se trata de una media calabaza. Se localiza en Balachá, Moka y Belebú.
  554.    Mpulejale. Antropónimo compuesto por mpúle (verbo o púla: salir) y halé (adverbio de lugar: allí). Mpúlehalé significa “persona que abandona un lugar”. Se localiza en Moka.
  555.    Mpuliché. Antropónimo compuesto. Se pronuncia Mpúlityé (viene de los países) o Mpulityé (inicia la andadura de los países). Se localiza en
  556.    Muacho. Se refiere al buitrón (ver también boatyó). Debe escribirse Möatyó. Este antropónimo se localiza en Belebú y Ruiché.
  557.    Muadyabitá. Debe escribirse Mö’adyabitá. Significa “alguien que apoya una guerra, un conflicto”. Se localiza en Belebú.
  558.    Muatetema. Se trata de un antropónimo compuesto formado por el prefijo de Clase mö-, el verbo o áta (romper) y el sustantivo etémá (corazón). Se traduce por “rompecorazones”. Se trata de alguien que enamora a las personas. Se escribe Muatéëtémá. Se localiza en Batete, Moka y Ruiché.
  559.    Mueba. La errónea percepción auditiva del registrador colonial es muchas veces la razón de la presencia del fonema /u/ en los antropónimos bubis. Mö’eba se refiere al vinatero, a un bebedor. Se localiza en Moka y Baney.
  560.    Muebake. Se trata de un antropónimo compuesto por el pronombre tónico muè, el prefijo sujeto e y el sustantivo ebáké (nostalgia, tristeza). Muèebáké se referirá a alguien triste y nostálgico. Se localiza en Basuala y Basakato S.F.
  561.    Mueda. Se forma a partir del verbo o eda (caminar). Significa “caminante” (Möeda) o “hermana”. Se localiza en Ruiché.
  562.    Muelachoa. Se obtiene a partir de la forma o elá tyoa (ver termitas blancas). Muelachoa se refiere a alguien que ve termitas blancas. Debería escribirse Möelátyoa. Se localiza en Moka.
  563.    Mueñe. El término más aproximado es muenya (tumorcillo). El actual antropónimo es, probablemente, Möenya ya que, según hemos ido descubriendo, el registrador colonial escribía los nombres bubis en función de su experiencia lingüística castellana. Se localiza en Batete.
  564.    Muera. Se trata de un antropónimo numeral. Muèra hace referencia a “mil”. Se localiza en Belebú.
  565.    Muerabitá. Este antropónimo se obtiene mediante la fusión del verbo o muera (hallar) y del sustantivo bittá (aceite). Antiguamente se trataba de aquellas personas encargadas de guardar el secreto del ritual sagrado que a veces tenían que realizar para que hubiera una buena cosecha de aceite. Se localiza en Moeri.
  566. Muhaleri. Debe escribirse Mö’áleri (del verbo o ö’álela: entenderse, ponerse de acuerdo). Se trata de alguien a quien le resulta fácil ponerse de acuerdo. Se localiza en Ureka.
  567.    Mulé. Es un antropónimo numeral que se refiere a “primero”. Su plural es Mëmba (dos o segundo). Se localiza en Belebú.
  568.    Naele. Este término debería escribirse Naélë. Se refiere al dedo pulgar de la mano. Se localiza en Baney.
  569.    Namasó. Se trata de un antropónimo de origen dudoso y cuyo significado aproximado es “animal o bestia que es o existe”. Se localiza en Baney.
  570.    Nanito. Se obtiene a partir del verbo o náná (enganchar la enredadera del ñame a los palos colocados para ello) y el sustantivo plural i tö (los ñames, las enredaderas del ñame). Nánítö se referirá a alguien cuya labor es enganchar la enredadera del ñame a unos palos. Se localiza en Rebola.
  571.    Napa. Es un antropónimo que significa “podadera, cuchillo para podar”. También significa “mamar o chupar” a partir del verbo o nápa (mamar). Se localiza en Baney.
  572.    Napo. Parece tener relación con nabó, sobre todo debido a la posible confusión entre /p/ y /b/ por parte del registrador colonial. Se localiza en Basakato S.F.
  573.    Nchana. Se trata de un antropónimo frástico completo formado por la expresión n tyá na’a (no quiero). Debe escribirse Ntyána. Se localiza en Bososo.
  574.    Nchaso. Se trata de un antropónimo frástico completo formado por la expresión n tyá sööa (no miento). Debería escribirse Ntyassö. Se localiza en Basakato S.F.
  575.    Ndele. Se trata del sustantivo dèle (camino, sendero) de la Clase 9. El fonema prenasal /n/ tiene valor presentativo. Ndèle significa “es el camino, sendero” o “umbral de la puerta”. Se localiza en Moka.
  576.    Nepi. Se forma a partir del verbo o rëppá. Debe escribirse Nëppi y significa “cantor”, “músico”, “cantante”. Se localiza en Baney.
  577.    Neta. Parece provenir del verbo o nettá (clavar, incrustar, aplastar). Se localiza en Baney.
  578.    Njuhaleri. Debe decirse Nhuáaleri (acordé un secreto, un trato). Se localiza en Riaba.
  579.    Nikobara. Del verbo o nokòbara (engullir, tragar). Se refiere a alguien que traga sin masticar. Se localiza en Baney.
  580.    Noha. Se escribe Nòa en bubi y significa “serpiente”. También existe otros antropónimos que significan lo mismo. Se trata de Mapa y Bamba. Se localiza en Baney y Basakato S.F.
  581.    Noko. Se refiere a Nökö (arco iris) o Nokko (ojo). Persona con muy buena visión. Se localiza en Baney.
  582.    Nokonoko. Aparece a veces escrito como Noconoco. Pertenece a la clase 9 (sin morfema de prefijo) y significa “ruido de voces”. Se localiza en Baresó (Baney).
  583. Nole. Parece una errónea transcripción ortográfica de nalë (mármol). Se localiza en Baney.
  584.    Ntere. Se trata de un caso similar a Nchana o Nchaso. En este caso se trata de n tè ri (no he visto). Debe escribirse Ntère. Se localiza en Basakato S.F.
  585.    Ñaba. Es un sustantivo que podemos encontrar escrito como Nyamba o Nyaba en bubi. Significa “animal” o “hacha”. Pertenece a la clase (9 y 10) de sustantivos sin prefijo. Está localizado en Moeri.
  586.    Ñehe. Parece una transcripción errónea de nyè’í (hierba mora o solanum torvum). Debe escribirse Nyè’e. Está localizado en Basuala.
  587.    Ñele. Se refiere a nyalë o nalë (mármol), o a nyeele (cuatro). Está localizado en
  588.    Ñoco. Debe escribirse nyòkò. Significa “ojo”. Se localiza en Belebú.
  589.    Ñome. Debe escribirse Nyòmè (enfado). Está localizado en Moeri.
  590.    Obari. Se escribe Öbari y significa “mañana”. Está localizado en
  591.    Obiamo. Debería escribirse Óbiammo (del verbo o óbiammo: ceder, dejar pasar). Su significado aproximado es “déjale pasar, cédele el paso”. Está localizado en Moeri.
  592.    Okele. Parece un caso de adopción antroponímica, pero no es así, ya que encontramos el verbo o okela (fatigarse por). Podemos relacionarlo con Bökele (persona siempre fatigada), si tenemos en cuenta la pérdida del fonema inicial /b-/. Está localizado en Bososo.
  593. Oki. Significa “ñame” y puede traducirse por “grupo de trabajadores” (roki). También encontramos la forma roki. Está localizado en Moka.
  594.    Olá. Este antropónimo ha perdido su prefijo de Clase E-. Se refiere al dios Eölá, localizado en el río que lleva su nombre, en la región de Baney. El nombre completo de este dios es Eölá mö tökape. Está localizado en Baney.
  595.    Opo. Este antropónimo ha perdido su prefijo de Clase E-. Significa “almacén de ñames”. El antropónimo Salomón fue un sobrenombre adoptado por uno de los hermanos Opo o Eöpö. Está localizado en Baney.
  596.    Oposi. Tenemos el término öpösa que significa “jactancia”, “presunción”.. Debe escribirse Öpósi (persona que presume, se jacta). Está localizado en Rebola.
  597.    Oraca. Viene de örèkka (lejanía). También aparece escrito como Uraca. En la Isla de Bioko existe un poblado llamado Ureka, porque es el más alejado y de difícil acceso. También se dice öóraaka. Está localizado en Belebú.
  598.    Orichi. Debe escribirse Òriityé (persona que lleva o conduce los pueblos o países). Se trata de la unión entre el verbo o òla (llevar, conducir) y el nombre ya conocido i tyé. Está localizado en Riaba, Moka y Moeri.
  599.    Owete. Este antropónimo se encuentra en la fase de la vocalización del fonema oclusivo bilabial /b/. Se trata de öbëttë (árbol palomero o parasol). Está localizado en Baloeri.
  600.    Oyó. Parece ser un término formado a partir de ó’io (del verbo o ó’io: ser escuchado). Ó’io significará, pues, escuchante, persona que deja escuchar. Está localizado en Baney y Baresó (Baney).
  601.    Pabita. Es un antropónimo construido a partir de la expresión pa’a bitta (acabar con la guerra, poner fin a una lucha, etc.). Está localizado en Baney.
  602.    Paho. Debería escribirse paaö. Se trata de las entradas en la frente. Está localizado en Baney y Batoicopo.
  603.    Pako. También aparece bajo la forma paköpakó y significa “nieve” o “nubes en lo alto de la montaña”. Algunos de sus usuarios lo consideran un préstamo de otra lengua. También podemos relacionarlo con bákó, del castellano vago. Debe escribirse Pakó. Está localizado en Baney y en Sampaka (Biloora).
  604. Palalo. Debería haberse escrito Pálaalo. En este caso sería “alguien que está a la entrada de una sala”. Está localizado en Batoicopo.
  605.    Palo. Se refiere a uno de los tres grandes clanes de la sociedad bubi (böekká, öpáálò, bönnanna). Desde un punto de vista cultural y metafórico, se refiere a aquellos que representan el cuerpo del grupo. Está localizado en Basakato S.F.
  606.    Paralele. Ver el antropónimo Eparalele. Está localizado en Moka.
  607.    Pariché. Se forma a partir del verbo o paará (hacer llegar) y el término i tyé. Párityé significará “alguien que hace llegar a los países”. Está localizado en Batoicopo.
  608.    Pasialo. Por un fenómeno de ensordecimiento del fonema /m/, la palabra masí’alo (ante el agua salada, la playa, el mar) se ha convertido, probablemente, en Pasí’alo. Está localizado en Ruiché.
  609. Patabobe. Se puede traducir por “criticón de los machos” (verbo o páta: criticar; nombre böbè: machos, hombres). También puede significar coger la fruta del árbol de las atangas [pachylobus edulis]. En este caso será o patá a böbé. Está localizado en Baresó (Baney) y Basuala.
  610.    Pecho. Del verbo o pëtyá (apuntalar) u o petyá (amargar). Existen las palabras ripëtyò (apuntalamiento) y pëtyò (objeto con el que apuntala). Está localizado en Baney.
  611.    Pela. Debería escribirse Pëla. Se refiere al topo. Está localizado en Baney.
  612.    Peleté. Se trata, probablemente, de un préstamo antroponímico proveniente del pidgin-english plet (plato). Debe escribirse Pëlété. Está localizado en Baney.
  613.    Peliko. Se trata del antropónimo compuesto bëlíköö (anunciar la llegada de los loros). Sus elementos son el verbo o bëlá (anunciar) y el sustantivo plural de la Clase 10 i köö. Está localizado en Basakato S.F.
  614. Pepekuku. Se trata del préstamo antroponímico del pidgin-english pepecúk (receta culinaria hecha con picante: pepe). Está localizado en Bariobé.
  615.    Pessa. Aparece también escrito como Pesa. Significa “poner en montículos”. También significa “una niña entre varios hermanos”. Debería escribirse Pëssá. Está localizado en Batoicopo.
  616.    Pitabome. Parece haber sido formado a partir de la expresión ö pita a bö mmë (untar a las damas, poner crema a las damas). Está localizado en Balebú y Ruiché.
  617.    Pokó. Es un antropónimo nominal que significa “buey, toro”. En bubi debe escribirse Pókó. Está localizado en Rebola.
  618.    Pola. Se obtiene a partir del verbo o pölá (esquilar, podar, escoger las hojas buenas). Debe escribirse Pölá. Está localizado en Baney y Batoicopo.
  619.    Posa. Hemos encontrado el término bubi böpósápósá (persona que alardea, presume, es altiva o tiene soberbia). Proviene del verbo o pósá (alardear, presumir). Está localizado en Riaba y Moka.
  620.    Pote. Se refiere a böté (árbol), con el ensordecimiento del fonema oclusivo bilabial /b/. Está localizado en Baney.
  621.    Propro. Se trata, probablemente, del término bubi eporopooro (alguacil, militar, policía) que proviene del pidgin-english polís. Está localizado en Sampaka (Biloora).
  622.    Puliché. Por analogía a otros casos, podemos suponer que el fonema inicial sordo /p/ fue en algún momento sonoro /b/. En este caso será Bulityé (antropónimo que ya vimos anteriormente). Se refiere al defensor de los pueblos o países. Está localizado en Batoicopo.
  623.    Pulocholo. Por analogía a otros términos, este antropónimo parece estar compuesto por el verbo o púla (salir) y el nombre ö tyónó (la cámara). Púlötyónó se traducirá por “salir de la cámara”. Está localizado en Balachá.
  624.    Pupú. Tiene que ver con ripupu (árbol de navidad: arbusto trepador muy ramificado, llamado alchornea cordifolia), o con öpupu (serbal). Está localizado en Baney.
  625.    Puye. Parece provenir del verbo o buyëëa (pasar desapercibido, acostarse para descansar). El ensordecimiento del fonema /b/ es la razón de la forma Púyë. Está localizado en Baney.
  626.    Rapú. Significa “buche”, “dádiva”, “limosna”. Está localizado en Basakato S.F.
  627.    Raso. Su significado inicial es cangrejo de río. Se refiere a una persona cuya iniciación no ha concluido. Debe escribirse Rassö. Se localiza en Baney.
  628.    Reheba. Es un antropónimo que debería escribirse Ri’ëba (la asimilación de i+ë ha dado lugar a la forma rëëba). Se localiza en Ureka.
  629.    Reho. Es un antropónimo deverbal que proviene del verbo o é’a (atravesar, cruzar). Debe escribirse Ré’o (puente). Se localiza en Basupú.
  630.    Reñao. Como en el caso de Bönyaö, el tema –nyaö hace referencia a camorra. Rinyaö se refiere al lugar donde existe mucha camorra. Se localiza en Bososo.
  631.    Riaba. Se forma a partir del verbo o aba (repartir, dar). Se refiere al lugar donde se reparten y se dan muchas cosas. En bubi debería escribirse como Ri’aba. Se localiza en Batoicopo y Ehoko.
  632.    Riachó. Lugar donde abundan los buitrones (bëatyó) o las ostras (biatyó). Debe escribirse Riatyó. Se localiza en Belebú.
  633.    Riako. Puede traducirse por “soporte”, “nudo”. Encontramos este término en la expres ë riako ré ëtérimo (el incienso sagrado de los espíritus). Riako es la resina del árbol llamado böhölá. Se localiza en Batete y Ureka.
  634.    Riba. Se traduce por “copa del árbol” y se lee Riíbá. También significa “rocío, humedad”, pero en este caso debe leerse Riiba. Pertenece a la Clase 5 (prefijo ri-). Se localiza en Ureka.
  635.    Ribado. También podría haberse escrito Ribato. Se construye a partir del verbo o bata (impedir, frenar). Ribado consta de los objetos que se meten en un vaso de coco y luego se coloca sobre un arbusto con tres ramas formando una especie de triángulo invertido. Se localiza en Batete y Riaba.
  636.    Ribala. Proviene del verbo o bála (esposar) o de o ríbála (olvidar). Ribálá se refiere al matrimonio o a una persona olvidadiza. Se localiza en Belebú.
  637.    Ribas. Significa rocío. Se trata de la castellanización de riiba. Se localiza en Batete y Belebú.
  638.    Ribepá. Debería escribirse Ribëpa. Se forma a partir de böepa (el árbol de la lija). Se localiza en Baney.
  639.    Riberí. Se forma a partir del verbo o bëla (cantar). Ribëri significa “persona que habla mucho”, “radio”. También puede traducirse por “nacimiento”. Se localiza en Baney.
  640.    Riboho. Significa “cabaña” o “cocina”. También se refiere al lugar donde se cogen algunos objetos. Debe escribirse Ribö’ò. Se localiza en Sampaka (Biloora).
  641.    Ribolebe. Parece provenir del verbo o riböla (abrir). Se localiza en Bososo.
  642.    Ribusa. A partir del verbo o bússá (comer malanga o plátanos sin carne) se forma Ribusa (el hecho de comer malanga o plátanos sin carne ni pescado). También se refiere a alguien que oculta, encubre o calla. Se localiza en Baney.
  643.    Richere. En lengua bubi existe una palabra disponible (no frecuente) cuya forma es rityërëtyërë (menestra, mezcla pastosa). Nuestro actual antropónimo Rityërë se refiere a esta mezcla pastosa. Se localiza en Ureka.
  644.    Ricoso. A partir del verbo o kosá (emparejar) obtenemos este antropónimo deberbal Rikosò (emparejado, hermanamiento). Se localiza en Baney.
  645.    Ridojori. Debería escribirse Rítohórí (no te quiere). El prefijo de Clase ri– se refiere a nombres como riíta (grupo), rópá (enfermedad), etc. Se localiza en Riaba.
  646.    Rieba. Se refiere al lugar donde se concentran los vinateros para beber y charlar. Debe escribirse Rieba. Se localiza en Bariobé.
  647.    Riema. Se refiere al lugar donde se concentran los vinateros para beber y charlar. Debe escribirse Ri’ema. Se localiza en Belebú.
  648.    Riené. Existen antropónimos cuyo significado debe buscarse a partir de otros nombres tales como siëna (ardilla pequeña) o reena (rabia, malestar contra alguien). Riëné puede ser el lugar donde se encuentran las ardillas pequeñas, o simplemente rabia. Se localiza en Baney.
  649.    Rienó. En este antropónimo formado por el prefijo ri– y el tema –èno (hace refencia a diente), es evidente que no se había procedido aún la asimilación vocálica. Rièno o Rèno significa diente. Se localiza en Basuala.
  650.    Riesá. El prefijo de Clase ri– se refiere a un lugar. Pero aquí se trata de alguien que es bizco, ya que riësá (o riëtyá) hace referencia al hecho de ser bizco. Se localiza en Belebú.
  651.    Rigüese. Parece provenir del verbo o rígöla (enderezar). Se refiere a alguien que endereza o corrige. Se localiza en Batete.
  652.    Rihepé. Lugar donde abundan las anguilas (bëepe). En bubi debería escribirse Riepe. Se localiza en
  653.    Rihoe. Se trata del antropónimo Rihòe, que también aparece escrito erróneamente como Riohe. Significa “familia”. Se localiza en Batete.
  654.    Rijetema. También aparece escrito como Rigetema en castellano. En bubi debería escribirse Rihéëtémá (lugar donde se acude para recuperar el ánimo o en aliento; persona decidida y recta). Se localiza en Belebú y Ruiché.
  655.    Rijole. Viene del verbo o hóla (querer, amar). Rihólè significa “amor, querer”. Se refiere a la persona amada y querida. Se localiza en Moeri.
  656.    Rikakí. Significa “ruina”, “desperdicio”. Es un antropónimo localizado en Baney.
  657.    Rikoriko. Aquí hemos de presentar el término erikò (algo torcido, ángulo). Erikorikò es un antropónimo atribuido a las personas torcidas, poco francas. Se localiza en Bososo y Bariobé.
  658.    Riloha. A veces lo encontramos escrito Riloa, sin la ache (h) intercalada. Se constituye a partir del verbo o lo’a (dormir, alojarse). Significa alojador, alcoba, hotel, etc. También significa “ñame”. Se localiza en Belebú.
  659.    Rilopa. El prefijo de Clase 5 Ri– indica, en muchas ocasiones, un lugar. El actual antropónimo se forma a partir del sustantivo Elòpa (un ser despreciable, causante de daños y males). Rilòpa significará, pues, el lugar donde moran los seres que causan daños y males. Se localiza en Batoicopo.
  660. Rimo. Se trata de Erímo con la pérdida de su prefijo de Clase e-. De todos modos, en bubi existe el término rimmo (rocío). Se localiza en Balachá.
  661.    Rimpo. Se forma a partir del tema –mpo (nariz). Rimpo se refiere a una nariz grande. También se llama así a la parte delantera o morro de un coche. Se localiza en Sampaka (Biloora).
  662.    Riochí. Se refiere a alguien con ideas claras y limpias. Es un término que se forma a partir de rihótyi (algo que es transparente y claro). Se localiza en Rebola.
  663.    Riodé. Se refiere a rioté (red). Se localiza en Belebú.
  664. Riohe. Debería escribirse Rihòe (familia amplia y horizontal constituida por padres, abuelos, tíos, primos, sobrinos, hijos, etc.). También significa “hoguera” o “recolección de los dátiles”. Se localiza en Batete.
  665.    Riokaló. Se trata de un antropónimo formado por río (fuego de tres piedras) y kalò (rodete que se pone sobre la cabeza para soportar mejor el peso del fardo que se lleva). Se localiza en Baney.
  666.    Riopo. Significa “batalla, conflicto, guerra, disputa”, etc. También puede traducirse por “lugar donde existen muchas colinas y montañas” si tenemos en cuenta el término eöpö (monte, colina, montaña). Se localiza en Batoicopo.
  667.    Riosa. Significa “plaza”, “plaza cultual”, “campo de fútbol”. Debe escribirse Riösa. Se localiza en Bariobé.
  668.    Rioso. Se forma a partir del verbo o osa (cubrir, impedir que entre la luz solar). Rioso es la pared que hace la rata para separar sus dos madrigueras. Se traduce por “división, separación”. Se localiza en Bahó y Ruiché.
  669.    Ripalacasa. Aparece escrito también como Ripalakasa. Se refiere a un resbalón. Se localiza en Basakato S.F.
  670.    Ripeu. Se trata de epë’u (planta nueva que no ha madurado todavía). Ripëu es el lugar donde están las plantas nuevas, retoñal). Se localiza en Baney.
  671.    Riquechí. Su plural es bakëtyi. Se refiere al crustáceo ermitaño que invade una concha y mata al animal propietario. Debe escribirse Rikëtyi. Se localiza en Baney y Bososo.
  672.    Riquesa. Se trata del lugar donde abundan los helechos (kessá). En bubi debería escribirse Rikessá. Se localiza en Baney.
  673.    Riquito. Se trata de un antropónimo compuesto por rikki (cerco) y tö (ñame). Rikitö se referirá al cerco que se hace para proteger los ñames. También tiene que ver con Rikató (cubilete, copa). Se localiza en Rebola.
  674.    Rité. Lugar donde existe una gran extensión de rocas. Se trata de la pedriza. Debe escribirse Ritè. Se localiza en Balachá y Moeri.
  675.    Ritope. Lugar donde abunda una especie de árbol llamado etopetope. Se localiza en Batoicopo.
  676.    Rivas. Significa rocío. Es otra forma de escribirlo, ya que hemos visto Riba Se localiza en Belebú y Basupú.
  677.    Riveché. Significa “escoba”, “algo con el que se limpia un lugar”. Se localiza en Moeri.
  678.    Robbe. Se refiere a un muchacho si tenemos en cuenta el tema –öbè. Se localiza en Batete.
  679.    Roca. Debería escribirse Rööka. Significa unión, unidad. Se localiza en Bariobé.
  680.    Rocoso. A partir del verbo o okosa (murmurar) tenemos Rokoso (murmullo, quejido). Se localiza en Rebola.
  681. Rolo. Significa “planta del ñame” si tenemos en cuenta la analogía que esta palabra mantiene con elö (ñame).Debe escribirse Röölö. Se localiza en Bososo.
  682.    Romo. Se trata del ritual que debe ejecutar el visitante después de su consulta al bötéribo (espíritu intermediario entre los vivos y los no-vivos). También se refiere al objeto o amuleto para la protección de los buenos y la defensa contra los malos. Debe escribirse Roòmo. Se localiza en Balachá.
  683.    Rope. Puede tener dos significados. En primer lugar, se referirá al lugar donde se pega a la gente (röpè). En segundo lugar, si escribimos roopë estaremos refiriéndonos al lugar donde abunda el agua. Se localiza en Rebola y Bahó.
  684.    Ropo. Como en muchas otras ocasiones, hemos visto la evolución fonológica de la lengua bubi en estos antropónimos. Ropo significa objeto o amuleto de protección. Ver también Romo.Se localiza en Rebola.
  685.    Ruake. Debería haberse escrito Roakë. Se refiere al parto. Se localiza en Baney.
  686.    Rupacohó. Se refiere a alguien que resulta el primero en cortar los juncos (o rupa: cortar y kö’ö: juncos). Debe escribirse Rupakö’ö. Se localiza en Basuala.
  687.    Sabe. También puede aparecer escrito como Sabbe. Se refiere a la fibra seca (sapë) con la que se preparaba el fuego antiguamente. Se localiza en Batete.
  688.    Sachana. Proviene del verbo o atyána (sorprenderse). Satyána se refiere a alguien o algo que sorprende. Está en diminutivo. Se localiza en Batoicopo.
  689.    Sade. Se trata de saté “ladito”. Está en diminutivo. Su forma normal es até o eaté. Se localiza en Batete.
  690.    Saeló. Su forma escrita debería ser Sá’ilo (el que está debajo). Está en diminutivo singular. Se localiza en Bariobé.
  691.    Sagobe. Aquí encontramos göbé (escrito gobe) que significa gavilán. En el presente antropónimo ságöbé aparece en diminutivo. Se localiza en Moeri.
  692.    Sala. Significa “hambre” y debe escribirse Salá, o también puede significar Saláa (la cáscara del palmiste). Se localiza en Rebola y Basakato S.F.
  693.    Sale. Es el diminutivo de bualë (la falsa cola [crescentia cujete]). Debe escribirse Salë. Se localiza en Baney.
  694.    Salomé. Se trata de un préstamo antroponímico. Probablemente sus usuarios tuvieran un mismo antepasado con los que llevan el también préstamo antroponímico de Salomón. Se localiza en Sampaka (Biloora).
  695.    Salomón. El antropónimo autóctono de Salomón es Opo. Salomón fue el nombre de pila que su antepasado adquirió cuando fue bautizado. Ver el antropónimo Opo. Se localiza en Baney.
  696.    Sam. Se refiere a un bosquecillo. También puede traducirse por “hierba”. Se localiza en Bososo.
  697.    Samba. Por analogía a otros términos aquí analizados podemos decir que este antropónimo significa “el segundo” (sá+mba). Está localizado en
  698.    Samí. Tiene que ver con el término anterior. Se localiza en Bariobé y Ruiché.
  699.    Sancola. Puede traducirse por huertecillo donde hay nueces de kola. Se forma a partir de sam (bosquecillo, huertecillo) y kola. Se localiza en Bahó.
  700.    Saní. Es otra forma de escribir Samí, siempre según el registrador colonial. Se localiza en Bariobé.
  701.    Sansi. Se puede escribir y decir Sánsé (dentro del bosquecillo, huertecillo). Se refiere probablemente a alguien a quien le guste estar en el bosque. Se localiza en Batete.
  702.    Sañabá. En este antropónimo aparece el término nyaba (animal, bestia, carne). Debe escribirse Sányaba. Se localiza en Belebú, Moka, Moeri y Ruiché.
  703.    Sari. También aparece escrito como Sari. Se trata del diminutivo de la palabra Wari (hembra, mujer). Se atribuye a las mujeres jóvenes. Se localiza en Bahó.
  704.    Sautó. Debería escribirse sautö’o (de ba’u: vino de palma, y tö’o: frasco). Está en diminutivo y debe traducirse por “frasco que contiene o puede contener vino de palma”. Se localiza en Rebola.
  705.    Sebam. Se traduce por “hojita”. Pertenece a la Clase 12 (diminutivo singular). Se escribe Sebám. Se localiza en Batoicopo.
  706.    Sebbe. Se trata del diminutivo de rébbe (embarazo). También puede significar “pequeña águila”. En bubi debe escribirse Sébbe para el primer caso, y Sebbè para el segundo. Se localiza en Batete.
  707.    Seha. A partir del verbo o së’a (medir, pesar) obtenemos Së’a (medición, peso). Pero también encontramos së’á referido a una clase de legumbre, o persona que mide. Se localiza en Bariobé.
  708.    Senobua. Debe escribirse y pronunciarse Séna’obuáa (está a punto de fallecer, de morir, etc.). Se localiza en Bososo.
  709.    Senoko. Se refiere a alguien a quien le gusta hacer ruido. Se localiza en Baney.
  710.    Sepa. Del verbo o sëpa (quejarse). Se refiere a alguien que se queja por todo. También significa planta de la hierba mora. Se localiza en Baney, Basakato S.F., Belebú y Ruiché.
  711.    Seriché. Se forma a partir del verbo o séra (llenar, repoblar) y del nombre con su aumento para el plural i tyé (poblados, pueblos, etc.). Sérityé se refiere a alguien que llena o repuebla los pueblos. Se localiza en Balachá, Moka y Belebú.
  712.    Sey. Puede tratarse de la palabra sa’i (bocina, pito), o de se’i (límite). Se localiza en
  713.    Siabú. Se trata del diminutivo de böabú (cueva,caverna bajo tierra). Se localiza en Ureka.
  714.    Siaga. Es el diminutivo de böagá (raíz). Debe escribirse Siagá. Está localizado en Basakato S.F.
  715.    Siale. Se refiere a las personas que muestras bastante timidez ante situaciones difíciles, incluso cuando tienen la razón. También se refiere a una pequeña carga. Debe escribirse Sialë. Se localiza en Baney.
  716.    Sialo. Se traduce por canción (con bailes, palmadas, etc.). Se localiza en Baney y Baresó (Baney).
  717.    Siarpe. Lo más probable es que sea un préstamo antroponímico, aunque en bubi hayamos encontramos un significado aproximado, como sappë (las fibras secas de los dátiles ya triturados para obtener el aceite de palma). Se localiza en Lubá.
  718.    Sibacha. Se trata de un antropónimo de la Clase 12 (si-). Significa flechita. Debe escribirse Sibatya. Se localiza en Rebola.
  719.    Sibeto. Es el diminutivo de ebëtò (rito de reconciliación). Debe escribirse Sibëtò. Está localizado en
  720.    Siboko. Se trata de la pequeña cavidad que existe en algunos árboles. También puede traducirse por “cavernilla”. Sibökö está en diminutivo (Clase 12), ya que la caverna o la cavidad del árbol se dice ebökö. Se localiza en Rebola.
  721.    Sibokobuela. Antropónimo compuesto por sibökö (cavernilla del árbol) y buëla (en, dentro de). Sibököbuëla se traducirá por “en la caverna”. Se localiza en Baney.
  722.    Sicaya. Se obtiene a partir del verbo o kaya (abrir grandemente). Aparece en diminutivo y se escribe Sikaya. Se localiza en Baney.
  723.    Sicoco. Presenta dos pronunciaciones: Sikókó (un ave) y Sikoko (baile de mujeres). Se localiza en Basuala
  724.    Sidokó. También podría haberse escrito Sitokò (pequeña cantidad de barro) o Sitökò (frasquito). Se localiza en
  725.    Sijolari. Este antropónimo contiene la forma verbal o hóla (querer, amar). Sihólári se referirá a alguien querido o amado. Se localiza en
  726.    Sikachá. El término Katyá se refiere al baile bubi ejecutado con algunos palos, y con el que se recuerda los ritos de la paz. Debe escribirse Sikatyá. Se localiza en Bahó.
  727.    Sikale. En bubi existe la palabra kalá (pangolín). Sikalá (o sikálé) se refiere a un pequeño pangolín. Se localiza en Basilé.
  728.    Sikara. Es el diminutivo de Bokara (persona de raza blanca). Se localiza en Baney.
  729.    Sikobo. Se forma a partir de Bökòbo (escrito Bokobó) o Ekobo (la moneda utilizada por los colonizadores en los intercambios comerciales con los Bubis). Sikòbo se referirá, entonces, a dicha moneda (escudito) o a alguien que come deprisa. Se localiza en Rebola.
  730. Sikocha. Se forma a partir del verbo o kotyá (engullir, tragar). Este antropónimo está en diminutivo y significa “persona que engulle”. Se localiza en Baney.
  731. Sikoko. La forma adjetival –kòokò se refiere a pequeño. Sikòokò significa alguien delgado, pequeño. También tenemos la palabra rikökö (unión, montón). Sikökö será una pequeña unión. Se localiza en Rebola y Basuala.
  732.    Sikono. La forma adjetival –kòno hace referencia a algo o a alguien pequeño, delgado, flaco. Sikòno es algo o alguien que cumple estas características. Se localiza en Batoicopo.
  733.    Sikotá. Parece provenir del verbo o kötá (agrupar, reunir). Sikötá se referirá a alguien que agrupa o reúne. Se localiza en Batete y Bahó.
  734.    Sila. Se trata del diminutivo de eila (prohibición). Escrito Si’ila se refiere a una pequeña prohibición, y escrito Sila será “pelo”. Se localiza en Baney.
  735.    Silebó. La forma elëbó (campaña de madera o cualquier otra campana) ha permitido obtener Silëbó (campanilla, cascabel). Se localiza en Baney y Bahó.
  736.  Silo. Significa almacén, lugar donde permanecía el artesano que fabricaba las sartas de tyíbö. Se localiza en Batoicopo.
  737.    Silochi. Es un antropónimo que se forma a partir de la palabra elotyí (siervo, guardián, sacerdote tradicional bubi). Silotyí es un siervo, guardian o sacerdote tradicional bubi con una complexión fina o delgada. Se localiza en Moka y Riaba.
  738.    Simpampa. Proviene de empa (asiento, silla). También existe la forma empampa (un asiento grande, butaca). El diminutivo es simpa o simpampa (sillita). Se localiza en Bososo.
  739.    Sina. Se trata del diminutivo de enna (prohibición o pequeña fuerza derivada de una acción socialmente rechazada). En bubi debería escribirse Sinna. Se localiza en
  740.    Siné. Significa dedito o bebé. Es el diminutivo de bönè (dedo). También significa “frío”. En el primer caso se escribirá Sinè, y en el segundo se escribirá Sínè. Se localiza en Batoicopo.
  741.    Siñoko. Es el diminutivo de nyòkò (ojo). Sinyòkò tiene dos significados: ojito o persona que tiene un ojo reventado y seco, casi cerrado. Se localiza en Belebú.
  742.    Siobé. Es el diminutivo de böobè (pescador). Se escribe Siobè. Se localiza en Baresó (Baney).
  743.    Siobo. Se escribe Siöbo y significa “arcilla sagrada”. Pertenece a la clase 12 (Si-). Ver Boleko. Se localiza en Basupú.
  744.    Siosá. Es el diminutivo de riösa. Significa plazoleta. En bubi debería escribirse Siösa. Se localiza en Batoicopo.
  745. Sioto. Se forma a partir de eötö (nigua, virginidad). En bubi debería escribirse Siötö. Se localiza en Bahó y Basupú.
  746.    Sipachí. Es el diminutivo de öpatyí (barreño, palangana grande, etc.). Debe escribirse Sipatyí. Se refiere al objeto sagrado llamado “cuenco de barro”. Se localiza en Batoicopo.
  747.    Sipako. Se refiere al antropónimo Pako (escrito pakó). Significa nubecilla, pequeña cantidad de nieve. Se localiza en Rebola.
  748.    Sipale. Se obtiene a partir del verbo o paalá (llegar a su destino). Se trata del diminutivo que significa “persona que llega a su destino”. Se localiza en
  749.    Sipao. Se obtiene a partir de la forma paö (entrada en la sien). Aparece en diminutivo y debe escribirse Sipaö. Está localizado en Rebola.
  750.    Sipele. Es el diminutivo de öpëlë (mujeriego). Se escribe Sipëlë. Está localizado en Baney.
  751.    Sipepe. Se trata de la bubinización del término formado a partir del pidgin-english pèp (pipa). Debe escribirse Sipèpe (pequeña pipa). También puede ser el diminutivo de öpepe (huevas del pez sierra). Está localizado en Baney.
  752.    Sipi. Es el diminutivo de epí (nalga, genital femenino). Sipí se referirá, entonces, a una pequeña nalga, o a un pequeño genital femenino. Está localizado en Rebola.
  753.    Sipoto. Es el fruto de la herbácea trepadora llamada öpöttö (piper guineense). Sipötö es la pimienta negra. Está localizado en Baloeri y Batoicopo.
  754. Sipúa. Se forma a partir de puapuuá (grano de arroz o cualquier otro). Debería escribirse Sipuuá (granito de algo). La forma sipuá (perrito) es el significado más corriente que los usuarios de la lengua bubi atribuyen a los posesores del presente antropónimo. Está localizado en Baney.
  755.    Siribola. Es el diminutivo de Eribòla (cadáver de un animal en estado de putrefacción). Debe escribirse Siribòla. Está localizado en Bariobé.
  756.    Sirubé. Se trata del pequeño árbol llamado börupë. En Surubë el fonema inicial /p/ se ha sonorizado. Está localizado en Baney.
  757.    Sité. Se trata del diminutivo singular de Itè (piedra). Pero también puede ser el diminutivo de Böté (árbol). Está localizado en Sampaka (Biloora) y Bososo.
  758.    Sitó. Se trata de algo largo y fino, o de un lazo o nudo. Este adjetivo concuerda con todos los nombres de la Clase 12. Está localizado en Baney.
  759.    Sitoboro. Se forma a partir del verbo o tòböla (escoger, elegir). Se refiere a alguien elegido. Sitòböro es el diminutivo. Está localizado en Balachá.
  760.    Sitoka. Se trata de un pájaro pequeño, con plumas negras y blancas, de carne amarga, que vuela en pequeñas manadas junto a la carretera y sobre todo en la época seca. Debe escribirse Sitöka. Está localizado en Rebola.
  761.    Soba. Es el diminutivo de Bobba (tierra, continente). Está localizado en Moeri.
  762.    Sobe. También aparece escrito como Sobbe. Se trata del diminutivo de Böbbè (macho). Por razones de armonización ortográfica debería escribirse Söbè. Está localizado en Bariobé, Baney, Basakato S.F. y Batoicopo.
  763.    Sobehola. Debería escribirse Söbéola (ancianito, viejecito). Su forma normal es öbéola (anciano, viejo). Está localizado en Batoicopo.
  764.    Sobesobó. Es un antropónimo compuesto por el diminutivo söbè y el adjetivo diminutizado söbó. Söbèsöbó se traducirá por “hombrecillo fuerte”. Está localizado en Basupú.
  765.    Sobisila. Parece provenir de sóbësila. En este caso se referirá a alguien que acude habitualmente a las cuevas subterráneas. Está localizado en Baloeri.
  766.    Sobole. Debería escribirse Sóbòole. Significa “ancianito, viejecito”. Está localizado en Balachá.
  767.    Socosote. Estamos ante un antropónimo compuesto por el nombre sokò (noticia) y el adjetivo sóte (grande, importante). Sokòsóte se referirá a una noticia importante. Está localizado en Batete.
  768.    Sogó. Debe decirse Sogò (noticia). Está localizado en Moeri.
  769.    Sohá. Parece el diminutivo de Bo’á (agua salada, caldo o calle). Ebe escribirse So’á. Está localizado en Batoicopo.
  770.    Sohora. Significa “salto”, “brinco” o “persona que le quita el mango a una herramienta” si tenemos en cuenta el verbo o soora (desmangar). Debería escribirse Sööra. Está localizado en Ruiché.
  771.    Sokolete. Este antropónimo se forma a partir de sokò (noticia) y el término lètè (cierto, verídico). Sokòlètè se refiere a una noticia verídica. Está localizado en Baney.
  772.    Sokoliché. Se forma a partir de sokò y el morfema verbal la (está) y la forma i tyé. Sokòlityé se refiere a una noticia comentada en el pueblo. Está localizado en Batete, Baney y Belebú.
  773.    Sokolo. Se refiere a la guindilla o al picante. Debe escribirse Sökölö. Está localizado en Batoicopo.
  774.    Sokorichi. Se forma a partir de sokò y rityi (del verbo o rita: pesar, importante). Sokòrityi (noticia importante). Está localizado en Batoicopo.
  775.    Sola. Es el diminutivo de boola (aparece escrito a veces como bòlá) y significa hijo (o hija). Debe escribirse Soola. Está localizado en Basakato S.F.
  776.    Solá. Debería escribirse Soola (agua de una cascada) o Soolá (quitar un diente). Está localizado en Basakato S.F.
  777.    Solebapa. Es un antropónimo compuesto por el verbo o soola (probar, degustar) y el sustantivo bapa (serpiente). Solëbapa se referirá a alguien que prueba la carne de la serpiente. Está localizado en Baney.
  778.    Solebilobe. Antropónimo compuesto por el verbo o sola (degustar, probar) y el nombre plural bilobe (menú durante la ceremonia del böalöri o löátóra. Se refiere a alguien que se encarga de probar o degustar dichos menús. Debe escribirse Solëbilobe. Está localizado en Belebú.
  779.    Solicopá. Es un antropónimo compuesto por el verbo o sola (degustar, probar) y el nombre kopá (tiburón). Solikopá es aquella persona encargada de probar la carne del tiburón. Está localizado en Bahó.
  780.    Somo. Debería escribirse Sömó (persona delgada y fuerte) o Soomo (ñame que se ofrece a los espíritus). Este antropónimo se localiza en Moeri.
  781.    Somori. La forma aproximada para este antropónimo castellanizado como la mayoría de los que estamos viendo es Sómbóri (pequeño animal o persona que habita en el poblado de Ömbóri (pueblo de los bueyes). Está localizado en Sampaka (Biloora).
  782.    Sopale. Parece formarse a partir de so’opaalë (se trata de dos grupos que van juntos) o de söpale (separación del dátil de su racimo). Está localizado en Rebola y Sampaka (Biloora).
  783.    Sope. Debería escribirse Söpë. Se refiere a una cumbre o cima. Está localizado en Moeri.
  784.    Sorizo. Si tenemos en cuenta la forma sórisö (estar en vida), observaremos la coexistencia de los fonemas /ty/, /dy/ y /s/. Está localizado en Rebola.
  785.    Sosó. Se refiere al leño prendido (Sosò), también escrito tyotyò. También puede tratarse de sösó (pequeño ano). Está localizado en Batoicopo.
  786.    Sota. Significa “recto, rectitud”. Pero también se forma a partir del verbo o sota: enderezar, rascar, arrañar. Debería escribirse Soota. Está localizado en Basakato S.F.
  787.    Soy. Se trata del venado, la cabra montés. Este antropónimo debería escribirse So’í. Está localizado en Basuala.
  788.    Suba. Del verbo o suba (lavar). Suba se refiere al lavandero. Está localizado en Batoicopo.
  789.    Suha. Este antropónimo ha perdido su fonema intervocálico /k/. Debe escribirse Su’a. Significa “pequeño agujero”. Está localizado en Bakake.
  790.    Suku. Se trata de una palabra que no había perdido aún el fonema intervocálico /k/ cuando fue adoptado como antropónimo. Actualmente se dice Su’u (pequeño bosque). Está localizado en Baney.
  791.    Sula. Parece provenir del verbo o bula (defender, proteger). A partir de la forma bula (defensor, protector) tenemos Sula (pequeño defensor y protector). También hace referencia básicamente al hecho de quitarle los pelos a la malanga bubi. Está localizado en Batete y Belebú.
  792.    Sule. Se refiere a la pequeña tortuga silvestre. Debe escribirse Sulé. Está localizado en Batete.
  793.    Sulecopá. Del verbo o sula (quitar las escamas) y kopá (tiburón). Se atribuye a las personas expertas en limpiar tiburones. En bubi debería escribirse Sulëkopá. Está localizado en Basupú.
  794.    Sulu. Se refiere al término Söló (pequeño agujero). Está localizado en Sampaka (Biloora).
  795.    Supá. Se trata de algo redondo que puede ser desplazado dándole golpes con los pies. Significa “balón”, “pelota”, etc. Está localizado en Batoicopo.
  796.    Supe. Debe escribirse Supé. Significa “mosquito pequeño”. Está localizado en Batoicopo.
  797.    Suse. Parece una transcripción errónea de sosí (caracol común). Está localizado en Basupú.
  798.    Suta. La forma correcta debería ser Suuta o Siuta (hoja). Está localizado en Batoicopo.
  799.    Sutela. Se refiere al verbo o sutaala (resbalar). Aplicado a las personas significa “resbalón”. Se localiza en
  800.    Tale. Otra de sus formas es ntálé. Significa “piedra”. Debería escribirse Tálé. Está localizado en Batete.
  801.    Tari. Proviene del verbo o tála (penetrar, perforar, irrumpir). Se trata de una persona que penetra, irrumpe. Está localizado en Baney.
  802.    Tarifa. Se trata de una adopción antroponímica cuyo significado desconocemos en bubi. Está localizado en Basakato S.F.
  803.    Teka. Es la rafia con la que se confeccionan las prendas con las que bailan las muchachas durante sus actuaciones públicas. También significa “cosquilla” (del verbo o teka: hacer cosquillas). Está localizado en Basakato S.F.
  804.    Tobachi. Se basa en la forma töbatyibatyi. Se trata de las primeras hierbas que se cortaban en el desbroce del terreno para el cultivo del ñame. Töbatyi. Está localizado en Basuala y Basakato S.F.
  805.    Tobasi. Tiene el mismo significado que el antropónimo anterior. En éste el fonema /ty/ ha evolucionado a /s/. Debe escribirse Töbasi. Está localizado en Baney.
  806.    Tobe. Podemos relacionarlo con töóbe (los varones). En este caso debemos relacionarlo con los nombres de la Clase 13 (prefijo tö-). Está localizado en Batete.
  807.    Tobileri. Es un antropónimo compuesto por el prefijo sujeto Tö-, el morfema complemento –o– y el verbo –bíleri (de o bílela: bailar para alguien). Debe pronunciarse Töobíleri (hemos bailado para ti). Está localizado en Moka y Balachá.
  808.    Toboko. Es un antropónimo de la Clase 13. Su singular es sibókö (la pequeña concha de mar que normalmente se ata a la muñeca). También encontramos la forma sibó’ö debido a la pérdida del fonema intervocálico /k/. Presenta dos formas: Töbökö (de ebökö: caverna de un árbol, o de löbökö: plaza) y Töbókö. Está localizado en Baney.
  809.    Toherida. La pronunciación aproximada es Tö’ériída (vencer al grupo de jóvenes: o tö’á [vencer] ë riída [grupo de jóvenes]). Este antropónimo está localizado en Batete.
  810.    Tohori. Debe pronunciarse Toohóri (te queremos). Se forma a partir del verbo o hóla (querer) conjugado en segunda persona del plural y en presente. Está localizado en
  811.    Toichoa. Se forma a partir de la expresión tö ítyö ó’a: nos hemos encontrado dentro. Debería escribirse Töítyöa. Está localizado en Basakato S.F.
  812.    Tojaka. A partir de böhaka (garrafón de vino de palma) obtenemos el diminutivo Töjaka. También se refiere al diminutivo de ehaka (trampa). Está localizado en Basakato S.F.
  813.    Tojam. Se forma a partir del verbo o hána (parecer). Debe escribirse Töhám (semejanza, parecido). Está localizado en Baney.
  814.    Tojunto. Es una errónea transcripción de la forma bubi TöhNtó. Se refiere a la hoja de la planta de malanga todavía sin abrir. Es comestible. Está localizado en Basakato S.F.
  815.    Toka. Este antropónimo se forma a partir del tema –ká (cangrejo). Recordemos que para que este tema –ká adquiera su significado pleno debe llevar un prefijo de Clase (lö-, si-, tö-, etc.). Töká significa “cangrejillos”. Está localizado en Baney.
  816.    Toki. La forma del pidgin-english kí (llave) parece haber dado lugar a este antropónimo de la Clase 13. Debe escribirse Tökkí (llavecitas). Está localizado en Basakato S.F.
  817.    Tokobé. Aquí tenemos dos significados posibles. En primer lugar, “malas noticias”, si consideramos que Tokòbé es una reducción de la forma tokòtöbé. En segundo lugar, “pequeños gavilanes o halcones”, si tenemos en cuenta la forma Tököbé (gavilán, halcón, buitre). Está localizado en Baney.
  818.    Tokolo. Es el plural de Sökölö (picante). Debe escribirse Tökölö. Está localizado en Belebú.
  819.    Tokotobe. Se forma a partir de tokò (noticias) o el adjetivo töbé (malas). Tokòtöbé significará “malas noticias”. Está localizado en Bocoricho.
  820.    Tokule. Aquí tenemos el verbo o kuula (coger del suelo). Si tenemos en cuenta que el prefijo de Clase tö– se refiere a los nombres en diminutivo plural, Tökuule significará “aquellas cosas que se cogen del suelo”. Se localiza en Rebola.
  821.    Tomasiché. La forma adecuada es tö wásí i dyé que significa “hacer hablar a los países”. Debe escribirse Tómásityé. Se localiza en Bahó.
  822.    Tomí. De tööm (la letra m es de tono alto). Significa “excrementos, cagarrucias”. Se localiza en Baresó (Baney) y Bakake.
  823.    Topapori. Del verbo o tópa (atar) y póri (cabra). Töpápöri se refiere a alguien que se encarga de atar a las cabras. Se localiza en Batoicopo.
  824.    Tope. Es el diminutivo plural de boppë (agua). Debe escribirse Topë. Se localiza en Sampaka (Biloora).
  825.    Topepé. Se refiere a las virutas, a los pequeños leños que deben llevar los niños como fardo. Debe escribirse Töpepè. Se localiza en Baney, Basuala, Baresó (Baney) y Batete.
  826.    Topetope. Se forma a partir del árbol etope o ricino del país (ricinodendron africanum). Se localiza en Baney.
  827.    Topolá. Es el plural del diminutivo plural de Sipölá (pernecita). Se refiere a una persona cuyas piernas son muy finas. Se localiza en Baney y Bariobé.
  828.    Toraó. Puede significar “pequeñas cantidades de comida” si tenemos en cuenta la forma böra’o (comida, alimento), o töraaö (personas delgadas procedentes de Baó: lugar donde abundan las cañas de azúcar). Se localiza en Baney.
  829.    Toroyó. Se trata de un préstamo antroponímico cuyo significado no hemos encontrado en bubi. Se localiza en Baloeri.
  830.    Tuku. Parece provenir de töko (algo fino que sirve para unir dos objetos). Puede traducirse por “clavo”. Se localiza en Rebola.
  831.    Uliché. Se forma a partir del verbo o ula (reunir) y i tyé (los poblados, los países). Ulityé significa “persona que reúne los poblados o países”. Se localiza en Moka.
  832. Urejola. Debería decirse Óréëhòla (puso fin a la vida del niño). Pero también puede decirse Úrí ehòla (Úri es un bebé). Se localiza en
  833. Vabé. Se trata de un adjetivo sustantivado en plural. Se refiere a las personas desalmadas. Se localiza en Bocoricho.
  834. Viñamala. Se obtiene a partir del verbo o vinya (aplastar) y del nombre ma’alá (manos). Vinyama’alá será aquella persona que aplasta las manos de otros. Se localiza en Balachá.
  835. Vodela. A partir del verbo o vòde’ela (esperar, aguantar) se ha construido el antropónimo Vòdela: persona que espera y aguanta. Se localiza en Belebú.
  836. Waba. Parece el resultado de la corta evolución de bö’aba (persona que reparte). Se localiza en Lubá.
  837. Wahobe. La forma singular es böobe (pescador). Waobe indica que el fonema oclusivo bilabial sonoro /b/ ha vocalizado y se ha convertido en semivocal /w/. Se localiza en Batete.
  838. Waya. Se trata de la pidgninización de la forma bubi Wëha (árbol de madera resistente). Se localiza en Baney.
  839. Weka. También aparece escrito como Weca. Puede traducirse en español por “discrepancia”. Las personas que llevan este antropónimo suelen ser muy discrepantes, y siempre exigen una mayor explicación para aceptar el punto de vista del interlocutor. Fue el nombre del político bubi Pastor Toraó Sikara, natural de Baney. Se localiza en Baresó (Baney).
  840. Wilasi. Debería escribirse Wiláasi. Se forma a partir del verbo o íláasa (tener costumbre de no hacer algo). Se localiza en Moeri.
  841. Yambá. Significa hacha. Se pronuncia y escribe nyabbá. Se localiza en Moeri.
  842. Yeck. Es un préstamo del pidgin-english que se refiere al sobrenombre adoptado por su usuario y cuyo apellido es Bohopo. Yeck significa “el gato con el que se levanta un automóvil para su reparación”. Se localiza en Bariobé.
  843. Yomendé. Probablemente estemos ante un caso parecido al anterior. La diferencia está en que los usuarios de este antropónimo han perdido su nombre bubi. Yomendé hace referencia a la etnia Mendé de Sierra Leona o Liberia, lugar de procedencia de muchos de los trabajadores africanos que vivieron en la Isla de Bioko (antiguamente denominada Fernando Poo) durante la época colonial (1778-1968). Se localiza en Baney.
  844. Yumbé. Debería escribirse dyómbé. Se refiere al hacha grande con la que se talaban los árboles de tronco grande. Se localiza en Batete.

 

 

(Se irá ampliando)

Sobre el autor

Francisco BubiVer todas las entradas de Francisco Bubi

0 Comentarios

Añadir comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*